jueves, 25 de agosto de 2016

...no es una vaca cualquiera...(mirala bien), y otras imágenes divertidas






Fotos militares "en el momento exacto"







Whatsapp quiere compartir tu número telefónico con Facebook (pero puedes evitarlo)

Whatsapp acaba de anunciar que va a compartir los números de teléfono de sus usuarios con Facebook y que permitirá que algunas empresas les envíen mensajes.

Esta es la primera vez que la compañía cambia su política de privacidad desde que fue adquirida por la red social en 2014.

Pero, ¿en qué se traduce esto?

En primer lugar, te podrán llegar sugerencias de contactos "más relevantes".

Pero también más anuncios.

Y no es difícil, aseguran algunos analistas, que muchos usuarios se sientan "traicionados".

"Cuando Whatsapp fue adquirida por Facebook aseguró que permanecería como un servicio independiente", le dijo a la BBC Pamela Clark-Diskson, de la consultora tecnológica Ovum.

"Ahora está dando a Facebook los números de teléfono. Y algunos usuarios podrían decir que es un abuso de confianza".

"En cierto modo, se ha echado atrás sobre algo que dijo que no haría", concluye la especialista.

Amistades "relevantes"
El motivo que alegó Whatsapp para defender su nueva política de privacidad fue que compartir los números de teléfono de sus usuarios con Facebook servirá para bloquear los mensajes no deseados (o "spam") y controlar los abusos.

La compañía también dijo que ofrecerá a la gente "mejores sugerencias de amistad y anuncios más relevantes".

Y es que al disponer de estos nuevos datos, Facebook será capaz de conectarte con otra persona si intercambiaron su número de teléfono y aún no se tenían agregados como "amigos" en la red social.

Whatsapp también compartirá información sobre la última vez que utilizaste el servicio.

No obstante, aseguró que no compartirá el contenido de mensajes que fueron enviados, los cuales son cifrados.

"Tus mensajes encriptados siguen siendo privados y nadie más podrá leerlos. Ni Whatsapp, ni Facebook ni nadie más", explicó la compañía en su blog.

Sin embargo dijo que los usuarios podrán optar por no compartir sus datos con Facebook. Para ello, deberán seguir unos sencillos pasos. 

¿Cómo puedes impedirlo?
  • Cuando Whatsapp te pida aceptar los términos y condiciones del servicio actualizado, haz click en la opción "Lee" para expandir el texto completo
  • Una casilla de verificación en la parte inferior te permitirá evitar que tus datos sean compartidos
  • En cualquier caso, Whatsapp dice que Facebook seguirá recibiendo tus datos en algunas situaciones

Mensajes con "contenido comercial"
La nueva política de privacidad también abre el camino para que las empresas envíen mensajes a usuarios de Whatsapp.

De acuerdo con la organización, los anunciantes que envían mensajes a través de SMS —como alertas de aerolíneas o actualizaciones sobre tu saldo bancario— podrán hacerlo ahora también a través de Whatsapp.

Pero, además de información sobre citas o notificaciones de entrega, Whastapp también permitirá mensajes de "mercadeo".

"Los mensajes que puedes recibir con contenido comercial pueden incluir una oferta o algo que pueda ser de tu interés", explicó la compañía.

Clark-Dickson dice que puede que a los usuarios no les importe recibir este tipo de mensajes "si les resultan útiles".

"Pero Whatsapp debe ser cuidadoso. A muchas personas que lo utilizan no les gusta recibir publicidad".

En cualquier caso, la empresa dijo que probaría las nuevas funciones de mensajería en los próximos meses, pero prometió que evitaría la "experiencia spam" y que impediría que las firmas inunden a sus usuarios con anuncios.




Mas raro que un chino comprando queso

Pocas cosas son más difíciles de ver que un chino comprando queso en China. No es un chiste facilón. Es la pura verdad. Suena extraño, pero lo dicen los números. Casi el 90 % de la población China es intolerante a la lactosa. No es casualidad que durante siglos la milenaria gastronomía de la gran potencia oriental haya sobrevivido sin leche, mantequilla ni, claro está, queso.

Abrir una quesería en China es como tener una tienda de licor de lagarto en España. Arriesgado. ¿Por qué el queso es un producto tan extraño para los chinos? La pregunta aún podría ser más exacta: ¿Por qué el queso es un producto tan extraño para los chinos si les encanta la pizza con extra de queso?

Para empezar, hay un prejuicio vigente en la vieja mentalidad china. El queso es un producto barbárico para la equilibrada dieta nacional. El queso vendido como producto de alimentación no encaja en la mentalidad china. Resulta apestoso e inclasificable. ¿Cómo se cocina? ¿Cómo se come? Es evidente que este estigma se está diluyendo gracias a las nuevas generaciones, pero queda por vencer un enemigo peor: se considera que el queso engorda. Y mucho.

Absolutamente nadie dentro de la industria quesera se da por vencido. El tesoro de millores de yuanes a repartir para quien logre conquistar el paladar chino es demasiado goloso para dejarlo de lado. Así pues, las grandes marcas ya saben que el éxito en China depende de tres factores:

1. Fast Food
Irónicamente, el fast food puede ser la salvación del queso en el mercado chino. En concreto, la cadena Pizza Hut está abriendo una media de una tienda por día en todo el país y no es casualidad. Muchos chinos declaran que la primera vez que prueban el queso es en forma de queso fundido y dentro de una pizza. Se asocia el queso como condimento de la pizza y cuesta desmarcarlo como producto propio. La imagen de chorros de queso derretido saliendo en cascada de la porción de pizza enamora a los paladares de los más jóvenes.


2. Vino
China es la nueva joya de la corona para los vitivinicultores del mundo. A pesar de las turbulencias económicas, en menos de una década, el país asiático pasó de la décima a la quinta posición en el consumo de vino. Se espera que en 2027 llegue a la primera posición mundial, dejando atrás a países con una larga tradición, como Estados Unidos, Francia, Italia y Alemania, que actualmente encabezan la lista. El queso siempre ha sido el mejor aliado par un buen maridaje con diferentes copas de vino. A más vino, más queso. Eso siempre ha sido así.

3. Estudiantes universitarios
Otra de las esperanzas de la industria quesera pasa por los estudiantes chinos que cada vez en mayor número hacen las maletas para acabar sus estudios universitarios en Occidente. En los restaurantes europeos se enamoran de platos con queso y cuando vuelven a casa exijen más queso a sus padres. El aumento de la clase media china con casi 110 millones de personas es una realidad y la tendencia parece que seguirá en claro aumento.



Se durmió en la universidad, y los trolls del photoshop no se hicieron esperar







Fotos comunes transformadas en impresionantes carteles de cine







Cuando el graffitti es arte







Los dibujos de Harry Potter hechos por la autora de los libros

J.K. Rowling compartió los dibujos que ella mismo hizo, de los personajes de los libros de Harry Potter. La forma en que la autora los imaginaba fue muy aproximada a los que mas tarde, vimos en las películas:








Humor educativo








"Super Memoria Visual": el arma mas efectiva de los agentes de Scotland Yard

Conocidos con el sobrenombre de ‘superidentificadores’, un equipo de policías de Scotland Yard consigue lo que los programas de reconocimiento facial por ordenador no son capaces de hacer. Su memoria prodigiosa y su habilidad especial para identificar caras son las herramientas que ha permitido descubrir la identidad de cientos de criminales cuyos rostros, captados por las cámaras de Londres, eran la clave para resolver casos.

Cada uno de los miembros de este particular equipo, comandado por el detective jefe Mick Neville, ha pasado por una batería de tests para comprobar que sus habilidades, efectivamente, se encuentran muy por encima de la media. Mirando a una cara pixelada en una pantalla de baja resolución, estos policías son capaces de reconocer a un criminal con el que tuvieron un encuentro fortuito años atrás o a quien recuerdan de una ficha policial.

La imágenes captadas por las cámaras de videovigilancia repartidas por Londres, y que algunas estimaciones sitúan en torno al medio millón, son la base de su trabajo. Boris Johnson, quien antes de convertirse en ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido fue alcalde de la capital, una vez afirmó: “Cuando caminas por las calles de Londres, eres como la estrella de una película. Te están grabando más cámaras de las que puedas imaginar”.

Sin embargo, a pesar de ser una de las urbes más videovigiladas del planeta, de poco sirven todas esas imágenes si no se consigue localizar a los supuestos criminales que aparecen en ellas. Por desgracia, en muchas ocasiones, los programas informáticos no son suficiente para descubrir a los malhechores. De hecho, las protestas de Londres demostraron que esta unidad y su talento humano pueden superar a las habilidades de un ordenador.

Durante los altercados que se produjeron en la ciudad inglesa en 2011, parte de una serie de desórdenes públicos y saqueos que se extendieron por todo el país cuando la policía londinense mató a un joven negro, las cámaras de la ciudad registraron más de 200.000 horas de grabaciones. Los sistemas de reconocimiento facial fueron capaces de identificar a uno de los participantes. Por su parte, Gary Collin, uno de los miembros del equipo, pudo reconocer a 190.

Uno de esos casi doscientos identificados por el policía fue un hombre joven que había tirado bombas de petróleo y que había prendido fuego a los coches. El alborotador llevaba un gorro de lana y una bandana roja, que solo dejaban una pequeña parte de su rostro al descubierto. Pero el chico había sido arrestado años antes y Collins había reparado en él cuando estaba en la comisaría, en particular en sus ojos, y fue capaz de recordarlo.

A pesar de que los ‘software’ de reconocimiento facial han mejorando con los años y de que, más allá de los desarrollados por organizaciones como el FBI, compañías como Facebook también trabajan en nuevos algoritmos, desde la unidad creen que el ojo humano es superior en muchos casos. Neville, al frente del equipo, se refiere a estos programas de reconocimiento facial automático como “la tierra de la fantasía”.

Según su opinión, cuando el escáner de un aeropuerto compara el rostro de un pasajero con la foto de su pasaporte, “la luz es perfecta, el ángulo es perfecto”. En contraste, una persona en la media de habilidades de reconocimiento puede distinguir a personas de la familia y a una parte de los círculos de conocidos incluso por detrás. “Ningún ordenador será nunca capaz de hacer algo así”, defiende.

Además, hay que tener en cuenta que el equipo de ‘superreconocedores’ tiene habilidades que superan, con mucho, el umbral de la normalidad. De la misma manera que existen personas con una habilidad tremenda para el reconocimiento de rostros –y en algunos casos hasta con patologías como prosopagnosia, una incapacidad para identificar las caras–, el equipo se encuentra en el otro extremo del espectro.

Una persona en el rango de lo habitual recuerda un 20 % de los rostros, pero ellos son capaces de reconocer un 95%. Estos policías no solo reconocen a los actores de las películas, sino a los extras, y pueden recordar a alguien con quien se cruzaron momentáneamente años atrás o identificar a alguien en una multitud solo tras haber visto una fotografía borrosa.

Sin embargo, sus capacidades también tienen, en algunos casos, limitaciones. En este momento, la unidad está compuesta únicamente por oficiales blancos, que tienden a reconocer con mayor facilidad a sospechosos también blancos. Consciente de ello, la policía metropolitana de Londres ya ha localizado a otros 150 miembros temporales con altas capacidades a los que recurren para determinados casos. Uno de ellos es el afroamericano Idris Bada, cuyo cerebro es una especie de atlas del mundo criminal que les ayuda con la identificación de sospechosos negros.

A pesar de las ventajas para la lucha contra el crimen que reportan sus capacidades, estar en su piel a veces puede ser agotador. Antes de unirse a la unidad, James Rabbet ya había ganado un premio por llevar a cabo 200 arrestos en un año. En su tiempo en el equipo –los últimos seis meses– ha podido hacer 600 identificaciones, aunque no todas en el ámbito de la comisaría. En una ocasión, fuera de servicio, fue capaz de reconocer a un ladrón de joyas al que había visto en un cartel de ‘se busca’ un año atrás y se lanzó a la carrera para poder detenerlo. Incluso en su vida privada, el radar de reconocimiento no se desconecta.

Ahora, otros departamentos de policía, como el de St. Petersburg, en Florida (Estados Unidos), están comenzando a desarrollar unidades similares, en las que el ojo humano y las habilidades especiales se pondrán al servicio de la lucha contra el crimen. Al contrario de lo que parece, el futuro no pasa tanto por los ordenadores como por el factor humano y las habilidades fuera de lo común de agentes como el grupo de Scotland Yard.