jueves, 4 de mayo de 2017

El chicle en curisos datos

El chicle, o tzictli en náhuatl, que mascaban nuestros ancestros, es una savia gomosa, un poco dura, aromática y de sabor ligeramente dulce que se obtiene del árbol Manikara zapota, conocido como chicozapote, el cual es originario de México y zonas tropicales de América central y sur. Hasta hace poco los fabricantes de chicles comerciales aún empleaban esta savia, pero la mayoría (desde los años 50) la han sustituido por el acetato polivinílico como base gomosa, debido a que es más barato.
  • Goodyear, la conocida marca de neumáticos, fabrica buena parte de este plástico neutro que sirve como base para la goma de mascar. Abastece a la compañía Wrigley, la principal productora mundial de chicle. 
  • Algunos datos curiosos:
  • En el mundo, cada año se consumen 560,000 toneladas de este producto. 
  • El fotógrafo e inventor Thomas Adams, en 1870, fue el primero en comercializar el chicle al añadirle saborizante y azúcar.
  • Durante su exilio en Estados Unidos, Antonio López de Santana, quien conocía a Adams, le sugirió que creara llantas a partir de la resina del árbol del zapote, lo cual hizo pero fracasó porque la goma era muy blanda. Años después Adams, en una farmacia, observó a una mujer que compraba goma de parafina para mascar, entonces se le ocurrió aprovechar la resina que tenía en su casa; ablandó el chicle con agua caliente y lo amasó, luego lo aplanó y cortó en pequeños pedazos, y los vendió en la misma farmacia en que había obtenido la idea, a un centavo de dólar.
  • Adams también inventó una máquina que producía goma de mascar en gran escala; recibió su primera patente en 1871 y, cinco años después, fundaba su compañia. También crearía una máquina expendedora.
  • Un pedazo de chicle masticado, por acción del oxígeno, se endurece y luego de cinco años comienza a degradarse hasta desaparecer.
  • Puede provocar daños dentales y en la mandíbula, aunque en niños con problemas en su desarrollo maxilar los beneficia para poder vocalizar, hablar y respirar.
  • Algunos incluyen medicamentos, como los de nicotina para dejar de fumar.
  • En Finlandia a los chicles se les añade xilitol, con el propósito de prevenir las caries.
  • Masticar sirve a las personas que viajan en avión, durante el despegue y aterrizaje, para prevenir la aero-otitis o sensación de que los oídos se tapan.
  • En la Ciudad de México para quitar los chicles del piso se emplean aspiradoras manuales que los despegan con solventes y vapor.
  • El olor del chicle pegado en el piso atrae a las aves de la ciudad, luego al querer comerlo se les pega en el pico, se desesperan al intentar quitárselo con las patas, hasta que acaban muriendo asfixiadas.
  • En la localidad de San Luis Obispo, California, hay un callejón, The Bubblegum Alley, el cual es un estrecho pasaje de paredes muy altas totalmente cubiertas de chicle mascado; los turistas ingresan con uno en la boca y salen sin él.
  • Los primeros chicles eran de sabor regaliz, después saldría la variedad tutti fruti. En 1880 llegarían los de menta, el chcle Yucatán, producido por William J. White.
  • En la Segunda Guerra Mundial el chicle fue llevado a Europa por los soldados estadounidenses, a quienes les servía para controlar la ansiedad y reducir el estrés.
  • Científicos británicos inventaron un chicle biodregadable que no se pega, al contener un polímero parecido a la goma, y una capa hidrófila, que puede mezclarse muy bien con el agua.
  • La firma Chicza Rainforest Gum desarrollan un chicle a base de productos orgánicos, procedentes de bosques renovables; es decir, un chicle orgánico.
  • En Suecia se encontró el que sería el 'chicle' más antiguo, un pedazo de resina de abedul con 9,000 años de antigüedad, en el cual se observa la marca de los dientes de un hombre de la Edad de Piedra. 




FUENTE
Publicar un comentario