Principal

AJ

AJ
330 JUEGOS

lunes, 9 de mayo de 2011

La segunda luna de la tierra


Aunque mucha gente lo ignore, la Luna no es el único objeto celeste que acompaña la Tierra en su viaje alrededor del Sol. Existe un segundo cuerpo, un asteroide llamado Cruithne, que comparte nuestra órbita de forma “no estable”. Con un diámetro de sólo 5 kilómetros, este cuerpo descubierto por Duncan Waldron el 10 de octubre de 1986, describe una trayectoria que vista desde nuestro planeta se asemeja a una herradura, moviéndose entre las órbitas de Mercurio y más allá de la de Marte, atravesando en cada ciclo la de la Tierra. 


Comparte la órbita de la Tierra en una trayectoria que le permite “danzar” a nuestro alrededor evitando estrellarse contra nuestro planeta. Cruithne pertenece a un grupo denominado “asteroides cercanos a la Tierra” NEAs, por “Near-Earth asteroids” que, como su nombre lo indica, son nuestros vecinos más cercanos en el Sistema Solar. Algunos de ellos pasan más cerca de la Tierra que la distancia a la que se halla la Luna. Poseen tamaños que varían entre los 30 o 40 kilómetros y sólo un puñado de metros. Se trata de un grupo muy especial, ya que nos permiten especular sobre la frecuencia de los impactos que ha sufrido la Tierra en el pasado y -mucho más importante- los que podría sufrir en el futuro. 





Cruithne no puede verse a simple vista. No solo es muy pequeño para ello, sino que se encuentra a una enorme distancia de la Tierra. En su aproximación máxima solo llega a unos 12 millones de kilómetros de nuestro planeta, unas 30 veces más lejos de lo que se encuentra la Luna. Un dato tranquilizador es que a pesar de lo compleja que es su trayectoria y su inestabilidad a largo plazo, los cálculos demuestran que no impactará contra nosotros. O al menos, no durante un par de millones de años. Como decíamos, vista desde la Tierra su órbita se asemeja una herradura o un riñón, y realiza un cambio de ciclo cada 387 años. Está previsto que en julio de 2289 Cruithne realice una de sus máximas aproximaciones a la Tierra, tal como lo hizo en 1902. 




FUENTE