viernes, 12 de mayo de 2017

10 fenómenos naturales "imposibles"

La naturaleza es impredecible a tal grado que, alrededor del mundo, ha creado lugres y fenómenos inimaginables, como el caso de la cueva de cristales en Chihuahua, las Cataratas del Niágara congeladas en Canadá o el desierto de sal en Bolivia.
Pilares luminosos. 

Este fenómeno natural se presenta en temporada de invierno, y en el hemisferio norte.

Las columnas luminosas, que nacen de la tierra hacia el cielo, se crean gracias al reflejo de luz, ya sea natural o artificial, en los cristales de hielo que flotan en el aire.

Uno de los lugares donde se puede observar esta rareza natural, es en Sigulda, en Letonia, durante el mes de diciembre con el frío más intenso.

Se dice que también es un efecto visual, creado por nuestro punto de vista.

Cataratas del Niágara congeladas. 

Desde 1949 no se había dado este fenómeno, pero en el 2010, debido al clima gélido, las aguas se convirtieron en hielo, dejando sólo un pequeño canal de agua que fluye cuesta abajo.
Las cataratas están situadas entre los lagos Ontario y Erie, en Canadá, y generalmente sus inviernos son fríos, más que los de Europa occidental.

Nubes lenticulares. 

Son consideradas, entre los montañistas, como presagio de tormenta, y en algunas ocasiones han sido confundidas con OVNIS, debido a su forma elíptica de gran tamaño.

El lugar favorito de aparición es sobre las montañas, donde también asisten los pilotos de planeadores, pues el sistema atmosférico que crea a las nubes lenticulares, tiene grandes movimientos verticales de aire, además de que su corriente ascendente es muy fácil de predecir, por lo que estos amantes de las alturas, logran realizar grandes vuelos.

Tsunami de hielo. 

Es impresionante ver cómo las olas del mar llegan congeladas a la costa, las cuales al acumularse crean grandes formaciones gélidas.

También conocidas como "ivu" u "olas de hielo", es una rareza, que según algunos científicos, es posible que se deban al calentamiento global.

Piedras que se mueven solas. 

El Parque Nacional del Valle de la Muerte, ubicado en California, y que abarca un pequeño tramo de Nevada, en Estados Unidos, es famoso por su piedras; las cuales se mueven solas de lugar.

Los científicos aún no pueden descifrar cómo es que estas rocas de diferentes tamaños y pesos, hasta 115 kilos, cambian de posición.

Algunos han mencionado que se debe al viento, el cual llega a alcanzar una velocidad de 145 kilómetros por hora; sin embargo, las direcciones que toman son completamente diferentes.

Cuevas de Cristales de Naica. 

Estas cuatro cavidades se encuentran dentro de la Mina de Naica, en el estado de Chihuahua, México. En 1910 se descubrió, a 120 metros de profundidad, la "Cueva de las Espadas", que cuenta con 87 metros de largo y está tapizada por cristales que llegaban a medir hasta dos metros.

Fue hasta el año 2000 que se encontraron las otras tres cuevas: "El Ojo de la Reina", "La Cueva de las Velas", y la "Cueva de los Cristales", esta última es la más llamativa, pues sus formaciones de cristal miden desde los seis metros hasta 11 metros de longitud.

La cavidad está a 300 metros de profundidad, donde la temperatura oscila entre los 45º y 50º C. En estas condiciones un humano sólo podría sobrevivir dos horas, sin un equipo especial.
Lluvia de peces

Desde tiempos remotos se ha tenido conocimiento de este tipo de fenómeno, que no sólo se da con peces, sino con otros animales como las ranas.

De hecho, la Biblia habla de este tipo de "lluvias". En países como Australia, Honduras y Colombia 
ha ocurrido este fenómeno, el cual dicen los meteorólogos puede ser provocado por trombas marinas o tornados en el mar, que levantan a los peces a gran altura, para luego dejarlos caer.

Desierto de Sal. 

En Tanupa, Bolivia, se encuentra el desierto de sal más extenso del planeta, con 12 mil kilómetros cuadrados, nombrado Salar de Uyuni. En su espectacular paisaje, podrás ver volcanes activos, cactus, llanuras y 64 mil millones de toneladas de sal.

Rayo verde.
 

Este fenómeno ocurre durante unos cuantos minutos, justo antes del ocaso total y después del amanecer. El destello color esmeralda, se posa sobre el sol y se crea por la refracción y la difusión de la luz del Sol en la atmosfera.

También se asocia a una leyenda de las Tierras Altas de Escocia, la cual relata que aquella persona que vea el rayo, no volverá a errar en asuntos del amor; el afortunado verá claro en su corazón y en el de los demás.

Remolinos de fuego. 

Esta rareza natural se debe a las condiciones climáticas como la temperatura y las corrientes del aire, generalmente se crean en incendios forestales, y pueden ser muy peligrosos.

Asimismo, son conocidos como "tornados del diablo", los cuales pueden alcanzar velocidades de viento de más de 160 kilómetros por hora y una duración de 20 minutos o más.
Publicar un comentario