AJ

AJ
324 JUEGOS

martes, 29 de noviembre de 2011

Saca la lengua y te diré que enfermedad tienes

El color, la textura y tamaño de la lengua pueden revelar problemas de salud. Al dividirla en 4 zonas, se puede ver que cada una representa un conjunto de órganos: la punta revela el estado de los pulmones y el corazón; la parte media, el estómago y el bazo; los lados, la vesícula biliar y el hígado; la parte del fondo, los riñones. Pon atención.


En la medicina tradicional china, mostrar la lengua permite observarla para observar cuáles son las posibles dolencias. En esta disciplina, más que enfermedades, lo que existen son síndromes conformados por signos y síntomas. Por eso, al observar el color y otros aspectos de la lengua, se puede saber qué está fallando en el organismo, como por ejemplo, revisar su temperatura ya que ésta refleja el estado de la circulación sanguínea.

El color, es otra de las guías, puesto que revela la cantidad de sangre en el cuerpo. Por tanto, si hay poca, estará pálida, y si hay mucha, será muy roja. Una persona sana, tiene la lengua rosada. Lee a continuación y ve si es necesario recurrir a un médico.

-Lengua roja: manifiesta una congestión de glóbulos rojos y un aumento de temperatura corporal. Los puntos rojos revelan que existe un proceso infeccioso en curso.

-Lengua pálida: sugiere una disminución de calor y debilidad, al no haber suficientes glóbulos rojos. Muchas veces, la grieta central indica que hay mucho líquido en los riñones.

-Lengua con sarro blanco: revela una disminución de la temperatura en el aparato digestivo

-Lengua con sarro amarillo: muestra un aumento de calor en el estómago, que puede ser provocado por el consumo de comida picante en forma regular. La saburra de capa gruesa es signo de que las dolencias han avanzado.

Para estos casos, existen 2 tratamientos que ofrece la medicina china: La acupuntura y la moxibustión. El primero se emplea con el fin de enfriar órganos afectados por el calor a través de pequeñas agujas, mientras el segundo es ideal para aplicar calor a los órganos fríos y activar otros que estén débiles.