Principal

AJ

AJ
331 JUEGOS

martes, 24 de enero de 2012

¿Es posible destruir Internet?

¿De verdad es posible la destrucción total de Internet? Aunque su ubicuidad parece ser su mejor defensa, todavía es posible encontrar puntos débiles en su infraestructura que podrían dan lugar a un apocalipsis digital.

Estos últimos días Internet ha ocupado la atención la opinión pública en todo el mundo por la amenaza que se cierne sobre las posibilidades de libertad que la Red representa, particularmente las libertades de flujo y de contenido que, hasta ahora, han sido notablemente aprovechadas y utilizadas por millones de personas.
Por otro lado, ante protestas como la de Wikipedia y otros sitios que por un día impusieron un velo oscuro sobre sus páginas, imaginando cómo sería el entorno digital si iniciativas legales como SOPA prosperaran, muchas personas quizá se plantearon la posibilidad de una vida sin Internet.
¿Pero es posible, en este momento, la destrucción total de Internet? Algunos opinan que sí: es totalmente posible que Internet quede destruido en un fatídico instante. Y este es el caso de Natalie Wolchover, quien sugiere por lo menos dos escenarios factibles de catástrofe y apocalipsis digital, como lo vemos a continuación:

Destrucción física
Aunque la ubicuidad de Internet parece dotarlo de una notable invulnerabilidad contra ataques físicos, todavía es posible encontrar puntos débiles que podrían representar su resquebrajamiento total, en especial los cables submarinos de fibra óptica que transmiten los datos entre un continente y otro y que emergen del océano en un puñado de estaciones específicas, desde donde la información se distribuye a millones de computadoras. Si alguien dinamitara estas estaciones, el tráfico se interrumpiría hasta que la infraestructura se restableciera.
  • Carrera armamentista digital
Como si se tratase de un episodio redivivo de los años anteriores a la Primera guerra mundial, es posible hablar de una carrera armamentista incipiente, motivada principalmente por las instituciones estatales cada día más tentadas a imponer candados y medidas de censura en Internet, especialmente controlando la manera en que se provee el servicio a sus ciudadanos.
  • Contenido de la caché
Muchos de los datos y la información que circula diariamente en la red se almacenan en memoria no volátil, es decir, memoria que está ahí haya o no fuentes de energía o conexión a Internet y la cual se elimina solo cuando el usuario así lo decide. Copias que, además, se almacenan no en un solo lugar, sino en varios.
Existe, entonces, un gigantesco respaldo (en el sentido informático del término) que asegura el acceso a casi cualquier página de Internet, así sea en una versión almacenada en caché.
Tal vez a algunos esto les parezca una pregunta banal pues, dirán, Internet no siempre existió y hay cosas mucho más imprescindibles que esta. Y quizá tengan razón. Pero como dice la famosa frase bíblica, no solo de pan vive el hombre, es decir, el ser humano es mucho más que su dimensión física, corporal, de necesidades básicas. El ser humano es eso, humano, por cualidades que como el intelecto, la sensibilidad o la sapiencia, entre otras, deben cultivarse para asegurar su desarrollo integral. Y aunque Internet no es el único medio para satisfacer esas otros necesidades que trascienden la corporalidad del sujeto —pues siempre estarán ahí los libros, las salas de cine, los museos, etc.— sin duda es el único con el que el alcance y la posibilidad de distribución se maximiza hasta niveles insospechados, con la capacidad potencial de llegar a casi cualquier persona en cualquier parte del mundo. De ahí que se haya dado en comparar Internet con la imprenta de Gutenberg y ver en este al protagonista de la revolución cultural del siglo XXI.
Y lo cierto es que todo eso no lo podemos perder.