AJ

AJ
328 JUEGOS

domingo, 25 de marzo de 2012

En definitiva: ¿Es bueno o malo tomar una aspirina por día?

¿Debería tomarme una aspirina al día? Esa es una pregunta que escucho con frecuencia y supongo que la escucharé aún más después de la última investigación de un grupo de científicos de la Universidad de Oxford.

En una serie de ensayos publicados en la revista científica The Lancet, el equipo liderado por Peter Rothwell encontró que una baja dosis diaria de este medicamento barato reduce el riesgo de varios tipos de cáncer, e incluso podría servir para tratar la enfermedad.

Los descubrimientos más sorprendentes sugieren que la aspirina puede prevenir la propagación del cáncer. Las probabilidades de que el cáncer ya haya hecho metástasis cuando es diagnosticado se redujeron en casi un tercio. El riesgo de metástasis en quienes ya estaban diagnosticados se redujo en al menos la mitad.

Según Rothwell, "la aspirina tiene un gran efecto en la propagación del cáncer. Eso es importante, ya que es la razón por la que la mayoría de la gente muere de cáncer. Encontramos que después de cinco años de tomar aspirina, se produjo una reducción del 30% al 40% en las muertes causadas por cáncer

"Convincente"

Investigaciones anteriores de Rothwell y sus colegas encontraron que una aspirina diaria reducía las muertes de cáncer en una quinta parte en un periodo de 20 años.

Ya sabemos que a las personas con un alto riesgo de cardiopatías y derrames cerebrales se les recomienda con frecuencia que tomen aspirina por sus efectos protectores.

Una mirada inicial a los tres ensayos publicados serviría para inclinar la balanza a favor de que las personas saludables de mediana edad tomen una dosis pequeña (75 miligramos) de aspirina.

Un comentario de Andrew Chan y Nancy Cook, de la facultad de medicina de la Universidad de Harvard, decribió la investigación como "convincente", aunque ésta no incluyó los dos importantes estudios que no mostraron un riesgo reducido de incidencias de cáncer o de muertes tras una década de seguimiento.

Estos ensayos fueron excluídos porque involucraban a voluntarios que tomaron aspirina en días alternos.

"Ningún beneficio"

Janusz Jankowski, profesor del Queen Mary, de la Universidad de Londres está llevando a cabo un ensayo clínico específicamente sobre la aspirina y la prevención del cáncer, en el que participan 2.500 pacientes.

El ensayo no ha sido publicado todavía, pero Jankowski dijo que después de cuatro años de seguimiento, él y su equipo no habían encontrado ningún beneficio.

Estos son, claramente, resultados decepcionantes. Pero es poco probable que estos hallazgos negativos atraigan la misma atención que los descubrimientos positivos de Rothwell.

El problema clave con la aspirina es que puede provocar hemorragias internas. Son bien conocidos los peligros de un sangrado, en particular en el estómago, en los intestinos y el cerebro.

Estos efectos adversos, que pueden ser serios e incluso fatales, son los que han evitado que los doctores recomienden una aspirina diaria a personas saludables de mediana edad.

Rothwell piensa que es hora de que se revisen las directrices tras la evidencia sobre la prevención de cáncer.

Sospecho que muchas personas optarán por tomar una aspirina al día sin consultar al médico. Su valor no es tema de discusión, pues la aspirina es uno de los medicamentos más baratos del mercado.

Pero los adultos saludables que están considerando una aspirina diaria deben saber los riesgos potenciales y que, en efecto, estarán automedicándose por muchos años, pues los beneficios llegan con el uso a largo plazo.

No hay respuesta simple

En 2010, el autor de este artículo, tomó la decisión personal de tomar aspirina, cuando salió la primera parte de la investigación de Rothwell.

En enero de 2012 le preguntaron si todavía la estaba tomando, después de que ensayos clínicos mostraron que era más probable que la aspirina trajera más problemas que beneficios en personas sin un historial clínico de infarto o derrame cerebral.

Dijo que sí, en parte porque sabía que esta nueva investigación estaba pendiente. Pero, recientemente dejó de hacerlo por un problema intestinal que todavía no ha sido diagnosticado.

Según indica, hablará con su médico y probablemente volverá a mirar las crecientes investigaciones sobre este tema antes de decidir si continúa tomando aspirina.

Aquellos que no tienen el tiempo o la inclinación de leer todos estos ensayos deberían recibir pronto ayuda de otras investigaciones sobre los riesgos y los beneficios de la aspirina. Pero no esperen una respuesta simple, rápida o concreta a la pregunta de si debería o no tomar una aspirina diaria.



fuente