AJ

AJ
308 JUEGOS

martes, 22 de mayo de 2012

Se rifan empleos!


Casi un 13% de los jóvenes del mundo están desempleados, alertó la Organización Mundial del Trabajo este martes. En la Unión Europea, uno de cada cinco jóvenes está en esa situación. Forman parte de una masa de personas en busca de trabajo que en España alcanzó un récord de 4,75 millones en marzo. Ante la falta de alternativas, en un rincón de Andalucía encontraron una curiosa solución.
La alcaldesa de la localidad andaluza de Humilladero escucha cada día en su despacho los testimonios de sus conciudadanos que por momentos se ven más desolados por encontrar un trabajo o ganar algo de dinero para comer y pagar las viviendas. Pero con el 30% de índice de desempleo al que cada mañana se enfrentan los andaluces, la situación es compleja y difícil de solventar.
La necesidad dio pie a la imaginación y la creatividad, por eso, esta alcaldesa propuso una iniciativa pionera en España para los habitantes de su pueblo que en menos de dos semanas ya ha sido copiada por otras localidades andaluzas: rifar empleos públicos.
"La idea vino porque cada día recibo en mi despacho a gente del pueblo que viene a contarme lo mal que lo están pasando. Y yo no soy nadie para decir que una persona se merezca un trabajo más que otra, me parecía injusto seleccionar a unos y dejar a otros fuera. Aquí nos conocemos todos, somos 3.500 personas, así que decidí que lo mejor era sortear los empleos", dice la  la alcaldesa de Humilladero, Noelia Rodríguez, de la formación política Izquierda Unida.
Y matiza. "De todas formas, empleo no es competencia de los ayuntamientos, sino del gobierno (Partido Popular). Pero como vemos, hacen más medidas de recortes, no de fomento de empleo", critica la alcaldesa.

Método de selección

Algo más de 300 personas del pueblo se apuntaron a los tres puestos de trabajo que hay que cubrir cada mes y por los que se paga 625 euros brutos por cuatro horas de trabajo durante cinco días a la semana. El ayuntamiento abrió tres bolsas de empleo: una para jardinero, otra para limpieza y otra para albañil.
Hace tres semanas se hizo la rifa y se adjudicaron los puestos de modo que cada uno de los ciudadanos inscritos en la bolsa de empleo ya sabe qué puesto va a ocupar y qué mes le va a tocar.
Con la cantidad de inscritos, las plazas estarán cubiertas hasta 2040.

El procedimiento fue el siguiente: cada habitante se apuntó a la bolsa de empleo que quiso, podían ser incluso las tres. Y posteriormente se hizo el sorteo.
Como ejemplo, si alguien sale para jardinero en septiembre de 2012 y ha pedido también albañil y limpieza, pasa a estar el último en esas listas hasta que vuelva a salir. Así se le da la oportunidad a todos.
El requisito indispensable era llevar empadronado más de un año en el pueblo y tener capacidad para desarrollar las tareas. Lo demás depende de la suerte.

La primera afortunada

Josefa Romero fue la primera mujer seleccionada. Trabaja desde hace dos semanas en el puesto de albañil. "Estoy contentísima, es una idea estupenda para la gente del pueblo, y me da sueldo para un mes, que lo gastaré en comida y en algunas deudas que tengo que pagar", cuenta tras haber salido de su jornada laboral de cuatro horas.
"Estamos arreglando un parque que está quedando muy bonito. Yo cargo ladrillos, el cemento, la mezcla... hago lo mismo que cualquier albañil", declara. Josefa vive con su marido y su hijo, también desempleados, y ya estaba acostumbrada a trabajar bajo el sol.
Antes de la crisis económica trabajaba en el campo, recogiendo aceitunas, tomates, pimientos, en la vendimia... en lo que iba saliendo por temporadas. "Pero desde la crisis, ya no nos llaman a las mujeres para trabajar en eso. Ahora están haciéndolo los hombres, que antes trabajaban en la construcción, donde ya no hay trabajo", explica.
Aunque precisamente con el sorteo, ahora es ella la que trabaja en la construcción; y los otros dos seleccionados, que son hombres: hacen las tareas de limpieza y jardinería del pueblo.