AJ

AJ
326 JUEGOS

martes, 5 de junio de 2012

Para salvar un exámen: Bebe agua, y otras noticias interesnates

beber agua - adictamente.blogspot.com
Beber agua durante un examen puede mejorar notablemente los resultados obtenidos, según se desprende de un estudio de las universidades de East London y Westminster, en Reino Unido. Sus autores comprobaron que los estudiantes universitarios que alcanzaban cursos superiores eran mucho más propensos a llevar una botella de agua a un examen que los estudiantes de primer año, o que aquellos que no superaban los primeros cursos. Después demostraron, a través de una serie de experimentos, que la relación no era casual: los alumnos que bebían y se hidrataban durante la prueba eran también los que obtenían mejores notas. Los investigadores atribuyen esta relación a que, por un lado, el agua tiene un efecto fisiológico sobre el cerebro que mejora la capacidad de razonamiento. Pero, además, beber durante una prueba de conocimiento alivia la ansiedad, que tiene un efecto negativo sobre la nota final. “En cualquier caso, los estudiantes deberían permanecer hidratados con agua en los exámenes”, concluyen Chris Pawson y sus colegas, que animan a los profesores a transmitirlo a sus alumnos. 

¿Como logran volar los mosquitos, bajo la lluvia?

Mosquito - adictamente.blogspot.com

El mosquito, uno de los insectos más molestos de la estación veraniega, es capaz de volar bajo la lluvia a pesar de que una sola gota caída del cielo pesa 50 veces más que este diminuto insecto. ¿Cómo es posible? Investigadores del Instituto Tecnológico de Georgia (EE UU) han usado filmaciones a alta velocidad para desentrañar el misterio. Y han descubierto que lo consigue gracias a su fuerte exoesqueleto y a su baja masa. Según aclaran el ingeniero David Hu y sus colegas, los mosquitos reciben fuerzas de poco impacto de las gotas de lluvia porque su baja masa hace que la gota apenas pierda velocidad durante la colisión. “La fuerza de colisión debe ser igual a la resistencia del insecto, y los mosquitos son tan ligeros que apenas oponen resistencia”, subraya el investigador. Por eso no son "lanzados contra el suelo" cuando empieza a llover. “Si repitiéramos el experimento con un impacto similar a escala humana, ninguna persona sobreviviría: sería como estar parado en la autopista y que un coche o un autobús en movimiento nos atropellara”, asegura Hu, que ha dado a conocer sus resultados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Los investigadores aseguran que lo aprendido de estos insectos de podría usar para mejorar el diseño de microbots voladores y otros autómatas de pequeño tamaño que se usan en operaciones militares y de rescate.





El cerebro reacciona ante las caricias

Un roce con la nariz en el cuello, un arrumaco suave en la rodilla, un dedo que se desliza alrededor del lóbulo de la oreja... Son caricias que podemos percibir como agradables y placenteras muestras de amor o como un verdadero ataque, según de quien procedan. Neurocientíficos del Instituto Caltech de California (EE UU) han descubierto que de establecer esta diferencia se ocupan neuronas presentes en el córtex primario somatosensorial del cerebro, que no solo evalúa el contacto físico "objetivamente", sino también la carga emocional. Los resultados se publican hoy en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).
Cerebro - Caricias - adictamente.blogspot.com
Utilizando un escáner de resonancia magnética funcional, los investigadores observaron el cerebro de hombres heterosexuales que eran acariciados en la pierna a la vez que veían un vídeo de una mujer atractiva acariciando la piel, en unos casos, y el mismo vídeo protagonizado por un hombre, en otros. La primera experiencia les produjo placer, mientras que en el segundo caso los sujetos declararon sentir un rechazo visceral. Esa diferencia coincidió con la actividad registrada en la corteza primaria somatosensorial. "Por primera vez hemos demostrado que esta zona del cerebro, que percibe si un objeto es liso o rugoso, también es sensible al significado social del contacto físico", aclara Michael Spacio, coautor del estudio, que añade que no procesamos por separado las características físicas y las emocionales de una caricia. “La emoción está presente desde el principio”, concluye.

Su compañero de investigación, el holandés Christian Keysers, asegura que "nada en nuestro cerebro es totalmente objetivo". "Nuestra percepción está profundamente marcada por lo que sentimos hacia las cosas y las personas", añade. El hallazgo podría ayudar a modelar las respuestas sociales al contacto físico en las personas que padecen autismo desde edades muy tempranas.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Esto es verdad, gracias amig@ tome abundante agua antes y despues del examen y aprobe con muy buena nota gracias!!!