AJ

AJ
308 JUEGOS

sábado, 14 de julio de 2012

Como limpiar tus gadgets, sin dañarlos

Los dispositivos electrónicos que tanto adoramos por hacer nuestra vida más fácil son parte de nosotros en una forma tan interesante que ha llegado a ser objeto de estudio. Dado nuestro apego a estos aparatos, ¿por qué no mantenerlos limpios de forma adecuada? Aquí te damos algunos consejos para hacerlo.

Lo más común es que te muevas diariamente con al menos un gadget en el bolsillo y lo más probable es que sea tu teléfono celular. Además del móvil, también puede que traigas contigo una tableta o hasta una computadora portátil, si es que tus labores así lo requieren.

Cuando una persona comienza a moverse en un entorno profesional, existen casos en que mantener la imagen de uno mismo es muy importante, eso incluye la apariencia de nuestros artículos de uso personal, como el automóvil o el teléfono móvil, sobre todo para cuestiones laborales.

Lo más fácil es acudir a una tienda de artículos de oficina en la que podrás encontrar opciones inimaginables para mantener limpios los aparatos; un ejemplo de esto es una especie de goma moldeable que se puede colocar sobre el teclado de la computadora, cuya consistencia le permite entrar en todas las ranuras y extraer el polvo, que se pega a la goma. Pero esa es una alternativa que quizá prefieras no explorar, sobre todo porque entre más ‘elegante’ es la solución de limpieza, también es más costosa.

Lo mejor es quedarse en lo básico. Un kit de limpieza del que más podrás echar mano está conformado por aire comprimido, toallas antiestáticas húmedas para pantallas LCD (con éstas también puedes limpiar otras superficies) y un paño suave del tipo de los que suministran para limpiar los lentes.

Para comenzar la limpieza, se puede hacer con el aire comprimido para retirar la mayor parte del polvo que esté en todos los orificios y lugares difíciles de alcanzar. Para que sea más fácil puedes usar el tubo de plástico que acompaña la lata de aire y ser más preciso en ciertas áreas del dispositivo.

Hay que tener mucho cuidado con el aire comprimido, ya que, como sale a presión, podrías afectar alguna parte movible de un aparato, por ejemplo, si limpias la bocina de un teléfono celular con aire, podrías dañar alguna membrana que esté situada encima del altavoz para aislar el sonido, lo mismo pasa con el micrófono.
Después, puedes usar las toallas húmedas, que permiten retirar los residuos de grasa que uno deja sobre los aparatos, la saliva que se queda en las pantallas tras algún estornudo y eliminan los gérmenes.

Es importante que no uses un paño húmedo para emular la función de una toalla especial. El agua con la que esté humedecido el trozo de tela tarda mucho tiempo en secar y puede dañar elementos del dispositivo, sin ninguna propiedad desinfectante, mientras que las toallas tienen alcohol, que se evapora casi al instante y no deja rastros de humedad ni tiene las secuelas dañinas del agua en los aparatos electrónicos.

Finalmente, el paño como el que se usa para limpiar gafas es más que suficiente para retirar constantemente el polvo de las superficies más sensibles y que no te gustaría que recibieran rayones por la fricción. Aunque existen opciones de todo tipo, con trozos de tela antiestática de nombres rimbombantes, la realidad es que uno puede ahorrar unas monedas (bastantes, de hecho) si opta por la opción más básica que es igualmente funcional.

Aparte de lo que aquí mencionamos existen muchas más soluciones, como espuma limpiadora, que sirve para llegar a rincones inaccesibles por la tela o las toallas, así como líquidos en spray que se rocían sobre superficies para limpiarlas, pero como te darás cuenta, todo eso sirve para lo mismo que las otras tres alternativas que te hemos dado.