miércoles, 23 de noviembre de 2016

5 enfermedades que se transmiten por el beso

Ni el Zika ni el SIDA pueden transmitirse por esta vía, pero hay que tener cuidado con otras afecciones.

Mononucleosis 
Más conocida como 'enfermedad del beso'. Se trata de una infección viral que se transmite a través de la saliva y el contacto cercano. Sus síntomas más notables son: dolor de garganta, inflamación de los ganglios linfáticos, fatiga, dolor de cabeza y fiebre.

Habitualmente es causada por el virus de Epstein-Barr (EBV) y, en extrañas circunstancias, por otros virus como el citomegalovirus (CMV).

Herpes labial
Esta infección está causada por el virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1). Habitualmente, se transmite mediante el contacto íntimo u objetos que hayan estado en contacto con el virus, como toallas, cubiertos, etc.

Su aparición es notable a consecuencia de que provoca molestas calenturas en la zona labial. Se trata con antivirales y puede tardar hasta tres semanas en aparecer.

Estreptococo del grupo A
Los estreptococos del grupo A (GAS, por sus siglas en inglés) suelen ser enfermedades leves, pero pueden convertirse en enfermedades graves que pongan en peligro la vida.

Según el Departamento de Salud de Nueva York, se contagia "por contacto directo con secreciones nasales o de la garganta de personas infectadas con lesiones cutáneas infectadas".

Si es leve, el GAS puede provocar estreptococo de garganta, pero en casos mucho peores puede provocar fascitis necrotizante o el síndrome de shock tóxico estreptocócico que pueden causar la muerte.

Infección aguda por citomegalovirus (CMV)
Esta afección también está causada por un miembro de la familia de los herpesvirus y es bastante común. No solo se transmite con besos, sino que una persona puede infectarse de ella a través de transfusiones sanguíneas, trasplante de órganos, contacto sexual o la orina.

La mayoría de personas se cura de esta enfermedad sin tratamiento, en un período que oscila entre las cuatro y las seis semanas.

Infecciones virales respiratorias
Lo cierto es que son bastante comunes y no hace falta besar a nadie o que abras la boca para pillar alguna de ellas.

Si notas que alguien tose, estornuda con frecuencia o moquea y has estado en contacto directo con él, lo mejor es lavarte las manos antes de tocar tu nariz o la boca.



Publicar un comentario en la entrada