jueves, 17 de noviembre de 2016

Cocinar mata a 4 millones de personas cada año

Cocinar es la quinta causa de muerte en los países en desarrollo. Y todo porque no disponen de unos fogones que eliminen adecuadamente el humo.


Estos fogones son hogueras abiertas y emiten un humo que al inhalarlo provoca la muerte de alrededor de 4 millones de personas y enferma a muchos millones más, según cifras de la Organización Mundial de la Salud.

Los combustibles como la madera, el carbón o las heces secas desprenden tóxicos que si no son debidamente extraídos acarrean dolencias respiratorias y cardiovasculares crónicas, como pulmonía y cáncer.

“Tener un fogón abierto encendido en tu cocina es como encender 400 cigarros por hora en una habitación cerrada”, dice Kirk Smith del departamento de salud global de Berkeley.

Son 3 billones los hogares que dependen de estos fogones, que producen casi tanto hollín como los coches diésel y los camiones de todo el mundo.

Además, cocinar supone un calvario: los ojos lloran, los pulmones chirrían y la cabeza duele tanto parece a punto de estallar. Y es un problema que afecta principalmente a mujeres y niños, de los que mueren 500.000 anualmente por respirar un aire tóxico en su propia casa.

En países como China, Uganda o Guatemala, la mayoría de mujeres suelen estar encadenadas a las tareas de la cocina. Tal y como recuerda el estudio sobre pobreza energética de Practical Action, ir a recolectar el combustible y la comida y luego cocinar deja al día sin apenas horas.
La salud y la economía están estrechamente ligados en este caso. Con la carga de alimentar a las familia, las cocineras acortan su vida y se quedan sin tiempo para actividades formativas o de ocio de su interés.


Para ponerle remedio, la Alianza Global de Naciones Unidas para unos Fogones Limpios lleva 10 años proporcionando unas cocinas menos tóxicas y más eficientes en Bangladesh, China, Ghana, Guatemala, India, Kenya, Nigeria y Uganda.
Lejos de querer aprovecharse de este nicho de mercado, la Alianza para los Fogones Limpios no vende estas nuevas cocinas sino que trabaja impulsando en la buena dirección a fabricantes y distribuidores.

Este 2016 ya han proporcionado un sistema más limpio a 60 millones de hogares y para 2020 se prevé que sean 100 millones de fogones para una cocina que nutra sin dañar.




Publicar un comentario