viernes, 25 de noviembre de 2016

Debido a la caza furtiva los elefantes están naciendo sin colmillos

El mercado ilegal de marfil está consiguiendo reducir la población de los gigantes africanos a unos niveles nunca vistos. La caza furtiva se ha llevado por delante a 100.000 elefantes en África desde 2007.

Una de las sorprendentes consecuencias de esta barbarie es que cada vez más elefantes estén naciendo sin colmillos. Pero ¿cómo es esto posible?

Prácticamente todos los elefantes machos nacen con colmillos, pero en el caso de las hembras la cosa puede variar muchísimo entre poblaciones. Algunos estudios han comprobado que, en las áreas en las que la caza furtiva es más frecuente, la cantidad de hembras sin colmillos es mayor. Y esto se mantiene incluso años después de que las matanzas terminen.

Según Joyce Poole, cofundador de la ONG Elephant Voices y que lleva 40 años estudiando a los elefantes en África, que ciertas hembras nazcan sin colmillos es normal, pero la caza furtiva lo está fomentando .

Como los cazadores asesinan a elefantes con colmillos, sobreviven más las hembras que no tienen. Como estas son las hembras que acaban por reproducirse, aumenta la cantidad de crías que nacen con esta condición.

"En esta era, con toda la caza furtiva que está sucediendo, los elefantes que nacen sin colmillos están en una posición ventajosa porque no son el objetivo de los cazadores" dijo Poole.

Aunque esta terrible racha de caza furtiva se mantenga durante generaciones, eso no quiere decir necesariamente que los colmillos desaparezcan de los elefantes.

"No es como si los colmillos fuesen algo ornamental" explicaba Eleftheria Palkopoulou, experta en genética de la Universidad de Harvard. "Lo cierto es que tienen una función muy importante".

Tal y como dijo Victor Muposhi, un ecologista de la Universidad Tecnológica Chinhoyi de Zimbabue, "Perder los colmillos afecta a directamente a la salud y la supervivencia de los elefantes". Los elefantes sin colmillos son más propensos a la malnutrición, las enfermedades, y tienen menos probabilidades de aparearse al no poder luchar por las hembras.

Parece que para los elefantes no existe la opción de escoger entre "el menor de sus males".




Publicar un comentario en la entrada