viernes, 11 de noviembre de 2016

Google se defiende ante la UE de las acusaciones de monopolio (pero no convence)

El gigante de Mountain View ha publicado un artículo que parece ser un adelanto resumido del pliego de descargo en el que la compañía se defiende de las acusaciones de prácticas monopolísticas que la Comisión Europea lanzó en su momento contra Google, un tema que ya os hemos ido contando en artículos como éste, y también en este otro, que nos dejó ver un anticipo de la posible sanción.

No queremos publicar un artículo demasiado extenso que aburra así que iremos directamente al grano. Google cree que Android no ha creado un monopolio y que tampoco ha sido utilizado de forma desleal para bloquear a la competencia, un argumento que se han esforzado en sustentar a través de los siguientes frentes:

  • Hay más de 1.300 fabricantes que producen terminales basados en Android, y compiten entre sí.
  • Aseguran que Android no es una opción cerrada o limitada, sino un “camino con varias salidas”, en referencia a su carácter abierto y a su capacidad de personalización.
  • Android compite con iOS, por lo tanto hay una competencia real y no un monopolio.
  • Los usuarios pueden modificar Android, eliminar la aplicaciones preinstaladas de Google y descargar aquellas que deseen.
  • Aseguran que ofrecen Google Search de forma conjunta con Google Play (preinstalados) para no tener que cobrar una cuota por su conjunto de aplicaciones.
  • Mantienen un control mínimo sobre Android para evitar una fragmentación total y asegurar una compatibilidad básica.
  • Google también reitera el valor “Open Source” (Código Abierto) de Android y la fragilidad del equilibrio en el que el mismo se encuentra, señalando además de la posibilidad de que se incremente la fragmentación e incluso se ponga en peligro el modelo actual si dicho equilibrio se rompe.

No hay duda de que los de Mountain View han barrido para casa y que son argumentos bastante sesgados que dejan bastante que desear, ya que por ejemplo el hecho de que 1.300 fabricantes recurran a Android deja claro el enorme “casi-monopolio” que ostenta la plataforma móvil de Google, y que además se atrevan a decir que compite con iOS cuando la plataforma de Apple apenas llega a superar el 10% de cuota de mercado a nivel mundial roza casi el ridículo. Y del tema de la fragmentación mejor no hablamos Google, que nos puede dar “la risa”.

Por otro lado condicionar la preinstalación de Google Search y Google Play mantener el conjunto de aplicaciones gratuito va claramente en contra de las normas de libre competencia, y para entenderlo sin complicaciones basta recordar el caso que sufrió Microsoft con Internet Explorer.



Publicar un comentario