miércoles, 30 de noviembre de 2016

La "gente buena" tiene más sexo

Gracias a las películas o fragmentos románticos existentes, pensamos que ser “demasiado agradable” te dejará en desventaja a la hora de la intimidad.


Y en realidad existen algunas pruebas de que los rasgos de personalidad asociados con ser “un idiota”, como baja concordancia y polémica, alta extroversión, narcisismo, maquiavelismo (ser manipulador) y psicopatía(callosidad, mentira y búsqueda de emoción) están vinculados al aumento de la conducta sexual, particularmente en lo que respecta al apareamiento a corto plazo.

¿Pero por qué pasa esto? ¿La gente buena verdaderamente terminan al último?

Un estudio encabezado por Steven Arnocky y Pat Barclay, que presenta una correlación entre las buenas acciones y la actividad sexual. Un ejemplo sería el altruismo, que implica comportarse de manera que beneficie a otro individuo.

Científicos aseguran que el altruismo puede servir, en parte, para transmitir el valor de pareja, incluyendo la preocupación por los demás y la probabilidad de cooperar con futuros compañeros. Los resultados mostraron que preferimos a las personas buenas para el apareamiento a largo plazo, ya que nos brindan la sensación de protección y ayuda.

“Explicar el comportamiento humano continúa presentando un desafío porque va más allá de lo predicho por las teorías establecidas de parentesco y altruismo recíproco. Se ha prestado poca atención a la hipótesis de la selección sexual que propone que la cooperación puede actuar como una muestra que atrae a los compañeros. Por lo tanto, los comportamientos económicamente costosos (como el altruismo) pueden traer beneficios a través de la elección de pareja y la selección sexual debe ser considerada como un mecanismo evolutivo."

El término ‘altruista’, también quedó definido en el ámbito diario en pareja, como el auxiliar en tareas del hogar, pasar por la pareja al trabajo, ayudar con el cuidado de las mascotas y un sinfín de pequeñas buenas acciones que tienen su recompensa.
 
El siguiente paso según los investigadores, es analizar si la misma respuesta se tiene desde la adolescencia hasta la vejez, lo que daría cifras para análisis de crecimiento poblacional más estable y comportamientos de pareja más armoniosos.



Publicar un comentario en la entrada