sábado, 26 de noviembre de 2016

La terrible "alergia al agua"

De todas las alergias del mundo, la urticaria acuagénica – una alergia al agua que produce ronchas en los pacientes tras tener contacto con agua a cualquier temperatura – debe de ser la más extraña.

Sólo cerca de 30 a 40 personas en todo el mundo han sido diagnosticados con la condición, sin embargo para quienes la padecen, los síntomas llegan a alterar su vida.

Síntomas
Para los pacientes de urticaria acuagénica, las ronchas aparecen tras el contacto con el agua, ya sea durante el baño, caminando en la lluvia e incluso por sudoración excesiva o llanto.
La urticaria suele presentarse como pequeñas ronchas rojas con bordes bien definidos, y en algunos casos también llegan a dar comezón. Las ronchas suelen aparecer en el cuello, parte superior del cuerpo y brazos y usualmente desaparecen entre 30 y 60 minutos después de haberse secado.

En los casos más severos, los individuos han tenido síntomas similares en la garganta al tratar de tomar agua. Por ejemplo, según reporta The Daily Mail, una joven con un caso particularmente severo de alergia sólo podía tomar refresco dietético de cola, ya que el agua, el té y los jugos de frutas desarrollaban ampollas en su garganta.

Causas
Nadie sabe con certeza por qué algunos individuos tiene esta extraña reacción al agua, aunque los expertos sugieren que puede ser debido a componentes genéticos, específicamente el cromosoma 2q21. No obstante, el Instituto Nacional de la Salud de E.U.A. reportó que la condición rara vez es heredada.

Los científicos tampoco saben con certeza que produce la alergia, aunque creen que puede ser causada o por la disolución de una sustancia en el agua o por la interacción entre el agua y una sustancia que se encuentra en la piel.

El padecimiento es más común en mujeres que en hombres y usualmente e presenta después de la pubertad, aunque puede comenzar mucho después en la vida, reporta New York Magazine.

Tratamiento
La opciones son limitadas para aquello que son alérgicos al agua, aunque, de acuerdo con NIH, los antihistamínicos y esteroides han demostrado ser útiles para ciertos individuos. Además, los tratamientos con luz ultravioleta B y utilizar cremas como barrera entre la piel y el agua también puede ayudar.



Publicar un comentario en la entrada