sábado, 26 de noviembre de 2016

Microsoft tiene grandes planes para la actualización "Redstone 2"

Los de Redmond tienen puestas muchas esperanzas en que su última versión de Windows, hablamos como no, de Windows 10, se convierta en una plataforma universal que aúne dispositivos de toda índole.

Es precisamente por todo ello que la firma está poniendo un especial cuidado en las actualizaciones de su sistema operativo, para que se pueda mantener «a la última» en todo momento a medida que van pasando los meses, y los años. Una de las actualizaciones más esperadas es la conocida como Redstone 2, revisión de la que mucho se ha hablado pero que no ha llegado todavía al gran público. Sin embargo la propia firma no para en su trabajo, por lo que ya está inmersa de pleno en el desarrollo de la que será la sucesora de esta, nos referimos a Redstone 3.

Por lo tanto los de Redmond ya están trabajando a pleno rendimiento sobre algunos importantes cambios que se supone verán la luz del día en la siguiente actualización, previsiblemente la mencionada Redstone 3. Uno de los más llamativos es lo que se ha denominado como Proyecto NEON, que se trata de un nuevo lenguaje de diseño en el que la compañía ha estado trabajando en la oscuridad durante casi un año y que se espera traiga una mayor fiabilidad en algunos aspectos al sistema operativo.

Se especula con que el propósito de este nuevo lenguaje sea reunir todos los dispositivos que podrán trabajar con Windows 10, es decir, no sólo PCs, tabletas o smartphones, sino también HoloLens. De hecho el Proyecto NEON se centraría específicamente en este apartado, las HoloLens, además de en las funcionalidades 3D, ya que Microsoft está investigando en profundidad acerca de todo lo relacionado con la tecnología 3D, por lo que la próxima actualización sería el primer paso hacia este nuevo enfoque.

Por lo tanto el objetivo del Proyecto sería solucionar las inconsistencias del sistema aportando un conjunto de directrices de las que los desarrolladores de aplicaciones podrán sacar provecho para estos nuevos sectores tecnológicos. Lo más probable es que la firma llegará a este punto a partir del próximo año, poco después del debut de Windows 10 Redstone 2.

Además cabe mencionar que las inconsistencias en el diseño de Windows 10 han sido uno de los grandes problemas de este software, algo a lo que se quiere poner fin y así adecuar la interfaz de usuario a las nuevas y futuras tecnologías.



Publicar un comentario en la entrada