domingo, 27 de noviembre de 2016

Origen e historia del "Black Friday"

Se conoce como «viernes negro» (en inglés Black Friday) al día que inaugura la temporada de compras navideñas con significativas rebajas en muchas tiendas minoristas y grandes almacenes. Es un día después del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos, es decir, se celebra el día siguiente al cuarto jueves del mes de noviembre. Esta festividad comenzó en Estados Unidos, y poco a poco y con la ayuda de las nuevas tecnologías y la promoción de este día por parte de las distintas empresas se ha ido extendiendo por el resto de países del mundo.

Como complemento a la festividad existe el ciberlunes, (conocido también como lunes cibernético o Cyber Monday), que es un día dedicado a compras por Internet y se celebra el lunes después de Acción de Gracias.

Todo se inició en Filadelfia un día después de Acción de Gracias, en algún momento entre los años 1950 y 1960 (se asegura que fue, según una publicación que data del 1966, en 1965). El Departamento de Policía de la ciudad acuñó este término con la intención de enfadar y persuadir a las personas de no acudir de manera desenfrenada a las tiendas a comprar.

La intención era, de una manera jocosa y burlona, describir lo pésimo, mal y desagradable que la pasaban los policías ese día por el alboroto, caos y desorden que se generaba. Como se vio con el paso de los años, las cosas no salieron como esperaban.

Se dice también que el término fue utilizado incluso antes que el Departamento de Policía de Filadelfia. Según un escrito, en 1951 se habla de que algunos empleados notificaban a las empresas donde laboraban, justo el día después de Acción de Gracias, indicando que estaban enfermos; de este modo, tenían 4 días libres para descansar de sus labores.

Más adelante, surgió una explicación alternativa, refiriéndose el término «negro» a las cuentas de los comercios, que pasan de números rojos a negros gracias al superávit.

El "viernes negro" no es oficialmente un día festivo, pero muchos empresarios ven este día como un día festivo junto con el Día de Acción de Gracias, dándoles el día libre a sus empleados, de hecho incrementando el número total de potenciales compradores. Habitualmente ha sido el día de mayor movimiento comercial de todo el año desde el 2005.

En el 2013, aproximadamente 141 millones de personas en los Estados Unidos compraron durante el viernes negro, gastando un total de 57.400 millones de dólares, con ventas de la red llegando a 1200 millones de dólares.

En España
En España se ha impulsado esta celebración principalmente en ámbitos de compra en línea por medio de Internet y también expandiéndose no solo el viernes sino que varios días como podrían ser jueves-viernes-sábado y domingo, aunque actualmente no es tan popular como en ese país, el volumen de búsqueda del término "Black Friday" aumentó un 76.4% entre noviembre del 2013 y noviembre del 20149 y continúa creciendo. Además, cada vez son más los comercios que se suman a la celebración de este día que marca el inicio de las compras navideñas y diversas empresas participan ofreciendo grandes descuentos.

En 2015 se puede considerar que ya alcanzó su implantación generalizada,10 entre otros motivos debido a que la crisis económica incentiva a las personas a realizar sus compras en esta época de descuentos justo antes de la Navidad.11

La Confederación Española de Comercio (CEC) apuntó que "aunque se promoverán campañas puntuales por parte de asociaciones territoriales la celebración no parece contar con mucha implantación en el pequeño comercio" y recordaron que en 2012 los comercios del barrio de Salamanca, uno de los más comerciales de Madrid capital, permanecieron abiertos más allá de la hora habitual de cierre y ofrecieron descuentos especiales con motivo del viernes negro, una iniciativa que no repetirán por falta de acogida. No obstante, en Estados Unidos, el viernes después del Día de Acción de Gracias es un evento nacional en el que se llegaron a gastar en 2013 más de 57 mil millones de euros,.12

En Latinoamérica
Si bien no es oficial en Latinoamérica, países como Chile, Argentina, Perú, Bolivia, México y Colombia, entre otros, han impulsado el comercio en línea en algunas de sus tiendas con esta modalidad.

México
A partir del año 2011, como iniciativa de impulsar la economía mexicana surgió «El Buen Fin» que consiste en un fin de semana del mes de noviembre, en el cual miles de establecimientos que ofrecen sus productos o servicios hacen diversas promociones y ofrecen crédito a meses sin intereses. Este evento inspirado en el viernes negro tiene la finalidad de fomentar el comercio y el consumo además de reactivar la economía del país y aprovechar para hacer las compras para temporadas navideñas.

Argentina
Se realiza desde 2013, cuando la empresa Walmart lo introdujo. Walmart fue pionero en la implementación de esta acción en Argentina, realizando el primer Black Friday a nivel nacional. En 2014, 2,5 millones de clientes visitaron las tiendas Walmart.

Colombia
En Colombia se realiza desde 2014, esencialmente en Centros Comerciales y en algunos establecimientos se extiende hasta el fin de semana y se denomina Black Weekend. Dado que es una fecha fomentada por el comercio en general, no hay un solo sitio que reúna todas las ofertas, sino que cada negocio tiene la suya. Aunque fué una práctica inicialmente solo desarrollada por empresas online, hay varias tiendas que también cuentan con esta iniciativa tanto online como en sus tiendas físicas.

El día lunes inmediatamente después del Black Friday se desarrolla el CyberLunes, organizada por la Cámara de Comercio Electrónico Colombiano (CCCE) en la que participan muchas marcas distintas. Durante estas fechas también las empresas presentan descuentos en diferentes productos y servicios.

Costa Rica
En Costa Rica cada año más comercios se unen a esta tradición y muchos ticos esperan inclusive desde la noche anterior en los centros comerciales para aprovechar las ofertas.

Muchas veces los comercios optan por mantener las ofertas todo el fin de semana. Las ventanas de las tiendas conservan los carteles con descuentos que van desde un 10% y hasta un 75% del precio original. Algunas tiendas abren más temprano que de costumbre para recibir a los clientes. Es habitual que se efectúen operativos de la policía de tránsito para regular el paso en los principales centros comerciales del país.

Es también normal que el Ministerio de Energía Industria y Comercio (MEIC) se interese por supervisar las ofertas de las tiendas ya que muchas veces se ha encontrado publicidad engañosa.

Asimismo los costarricense hacen uso de sus servicios de casilleros virtuales (tipo UniBox, MBE, etc.) para hacer compras en los sitios de comercio electrónico. Las aduanas del país, a cargo del Ministerio de Hacienda, intensifican sus inspecciones en estas fechas y esto causa que se saturen los servicios en estas fechas, causando retrasos en la recepción de los paquetes y desalmacenajes de otras mercancías.

Críticas
El Black Friday y otras iniciativas comerciales similares (como El Buen Fin en México) ha suscitado críticas. Por una parte, ha sido acusado por consumidores y defensores del consumidor de fomentar un estilo de vida consumista basado en el endeudamiento y las compras impulsivas.

Por otra, numerosos comercios han sido acusados de inflar los precios unos días antes para luego bajarlos durante el Black Friday. De esta manera, los descuentos aplicados durante el Black Friday en realidad no son tales o son mucho menores de lo anunciado, lo que sería una forma de publicidad engañosa, como en el caso de Media Markt.




Publicar un comentario en la entrada