lunes, 21 de noviembre de 2016

¿Para qué son útiles las lagañas?

Muchos desprecian el pensamiento de las lagañas – esas costras verdosas que te quitas de los ojos al levantarte cada mañana. Pero las extrañarías si no existieran.

Tus complejos ojos están recubiertos por una película lagrimal de tres capas: la capa de glicocálisis, hecha de mucosa, que recubre directamente la córnea; una capa muy delgada, acuosa que ayuda a esparcir las lágrimas; y una capa aceitosa hecha de meibum, que es secretada consistentemente por cerca de 50 glándulas alrededor del borde superior de tu párpado y 25 glándulas que recubren el fondo.

Las lagañas son un coctél conformado principalmente por meibum, con algo de mucosa de la capa de glicocálisis y otras partes de basura y polvo que se quedan en tu ojo durante el día.

Normalmente, expulsas desechos al parpadear durante el día – y mientras más envejeces, más batallas con la basura de los ojos. Los adultos parpadean aproximadamente 20 veces por minuto; los bebés solo dos veces por minuto.

Parpadear protege a tus ojos al apretar la glandula de meibomio, expulsando la secreción aceitosa y mezclando todas la capas juntas para lubricar el sistema entero con la compleja solución lípida y protéica que forma tus lagrimas. El acto de cerrar tus párpados también le da a tus cerebro un momento de descanso.

Cuando duermes, tus ojos permanecen cerrados y mientras descansas, una mezcla de escombros se puede juntar libremente. El principal componente del meibum, que tiene una consistencia líquida durante el día, se seca debido a que la temperatura de tus ojos disminuye un poco durante la noche – lo suficiente para que esos aceites que protegen los ojos se solidifiquen.

El meibum tiene el importante trabajo de evitar que tu película lagrimal se evapore y también previenen que las lagrimas caigan constantemente por tu cara durante el día (a menos que te gane la emoción). Si no produjeras suficiente meibum tus ojos se secarían, enrojecerían, te costaría trabajo ver y llorarías durante gran parte del día. Así que agradece por esas lagañas.



Publicar un comentario en la entrada