lunes, 14 de noviembre de 2016

Paradójico: quienes piratean contenidos son mas propensos a pagar que quienes respetan la ley

Aquellos internautas que comparten archivos a través de las redes P2P suelen ser retratados como armas de destrucción de las industrias creativas, tanto de la música como del cine, sin embargo recientes investigaciones a este respecto sugieren que esto no es del todo cierto.

Para ello se han llevado a cabo diversas encuestas y en base a las mismas se puede afirmar que el 60% de los «piratas» que suelen compartir de manera habitual música con derechos de autor, también la compran por medio de los canales oficiales. Por el contrario, ese es un valor que desciende hasta el 44% entre aquellos que no suelen compartir contenidos musicales por la mencionadas redes P2P o vía streaming. Por otro lado y si hacemos referencia a los usuarios que suelen hacer uso de contenidos con derechos de autor en forma de películas o series, la tendencia es muy similar, ya que estos son mucho más propensos a además pagar por estos contenidos que sus homólogos respetuosos con la ley.

Estos son unos estudios que cada año lleva a cabo The Internet Foundation In Sweden (IIS), sacando a la luz un interesante informe que tiene como objetivo señalar cómo se comporta la gente on-line. Aquí se abordan temas tan dispares como las extendidas hoy en día redes sociales, los teléfonos inteligentes, los juegos y, por supuesto, el consumo de contenidos con derechos de autor y el intercambio de archivos. La encuesta se realiza con un total de 3.000 ciudadanos a partir de 11 años y expone interesantes datos de cómo se usa la Red en términos generales.

Gracias a esta información, se deduce que a medida que pasa el tiempo cada vez se usa más Internet para escuchar música, leer o ver películas, sirva como ejemplo que ocho de cada diez usuarios escuchan música en la Red y algo más de seis de cada diez ven películas y series. Esto es algo cada vez más popular entre los jóvenes, ya que se ha convertido en una tónica habitual. Además indica que Youtube es uno de los canales más populares para todas las edades, ya que su utilización empieza en los años preescolares, casi todos los niños a partir de cuatro años lo usan, pero también los más mayores son usuarios frecuentes.

También merece la pena destacar que en las últimas fechas y tras la llegada de los servicios de streaming se ha comenzado a pagar más que antaño por la música y el cine, aunque el intercambio de archivos a través de redes P2P sigue estando alrededor del 20% de la población, cifra a la que se ha llegado en los diez últimos años.

Esta encuesta señala que el intercambio de archivos peer-to-peer se está mantenido estático, pero otras áreas de consumo de contenidos no autorizados han ido en aumento, hablamos de los servicios streaming vía web en portales «pirata», algo que está ganando terreno, especialmente entre los grupos de edad más bajos. Pero claro, aquellos internautas que consumen u obtienen contenidos ilícitos de forma gratuita son sólo una parte de este sector, ya que las personas que pagan en los servicios oficiales on-line han ido en aumento desde su creación. Por ejemplo, en 2011 el 15% de la población escuchaba música on-line por este sistema, cifra que ha crecido llegando a 38%, 42% y 44% en 2014, 2015 y 2016, respectivamente.

Hay que tener en cuenta que a lo largo del año 2015, el 28% de los usuarios se suscribió a un servicio como Netflix o similar, cifra que este año 2016 ha alcanzado el 38%. Por lo tanto se deduce que en términos generales, cuatro de cada diez ahora pagan por un servicio de streaming de música o vídeo, y además son los más jóvenes los clientes más entusiastas, sector que hasta la fecha y tradicionalmente eran los más propensos a la piratería.


Publicar un comentario