miércoles, 23 de noviembre de 2016

¿Traición?: ahora Trump dice todo lo contrario a lo que dijo en la campaña electoral

No habrá rejas para Hillary Clinton, EEUU seguirá combatiendo el cambio climático y el New York Times es ahora para Trump uno de los mejores periódicos del mundo. ¿Qué ha pasado? Desde que el multimillonario ha sido elegido presidente, de pronto, buena parte de sus burlas, eslóganes y alaridos de campaña han quedado en el olvido.

Y a la derecha, las falsas promesas le están empezando a enojar.

Hace solo unos días, Trump confesó en una entrevista con el New York Times que "no quiere hacer daño a los Clinton" porque "ella ha pasado por un montón de cosas y ha sufrido de muchas maneras diferentes".

La declaración sorprende, sobre todo teniendo en cuenta que la foto de Hillary entre rejas fue una de las que más se vio en los mítines y el grito de "¡Enciérrala!" resonó durante meses entre los partidarios republicanos.

Pero ahí no queda todo. En la misma entrevista, Trump aseguró que tiene "la mente abierta" con respecto a la retirada de EEUU de los acuerdos climáticos de París. Una retirada que, por cierto, también prometió en campaña.

La frase que pronunció ante los editores del periódico , "estoy contemplándolo muy de cerca", contrasta de manera significativa con el "Vamos a cancelar el acuerdo de París sobre el clima y bajar el pago de impuestos de los estadounidenses a los programas de calentamiento global de la ONU" pronunciado en un evento de la campaña.

El republicano, que también ha tenido tiempo para elogiar el trabajo del New York Times, periódico contra el que arremetió hace solo 10 días acusándolo de tener una "muy pobre y errónea cobertura", ha declarado que ya no contempla usar los métodos de tortura para conseguir información de los presos, acciones que en campaña consideraba que "funcionaban".

Pero dar la espalda a sus promesas más excéntricas no le está saliendo rentable a Trump. Desde la alt-right y el frente defensor de la supremacía blanca ya están comenzando a surgir voces críticas que consideran que Trump está traicionando a sus votantes.

Según The Guardian, varios grupos de extremistas que consideraban al republicano su aliado se están sintiendo más que desencantados. "¿Incumple su palabra incluso antes de asumir el cargo? La gente recordará esto", comentaba un usuario en un foro de 4chan.
Otro hilo de Reddit dedicado a debatir las ideas y pretensiones de la alt-right recoge opiniones como: "Se engaña si piensa que Trump nos dará algún tipo de permiso para empezar a limpiar EEUU. Él no es nuestro "hombre sobre un caballo blanco".

El propio Trump estaría de acuerdo con esta afirmación. A pesar de haber colocado al supremacista Stephen K. Bannon de estratega en la Casa Blanca, en la entrevista al New York Times, el republicano asegura que "no tiene nada que ver con esa gente". Y el propio de medio de Bannon, Breitbart, publicaba el titular "Promesa rota" cuando salió la noticia de que Clinton no sería investigada.

Richard Spencer, presidente del National Policy Institute y uno de los más prominentes líderes de la alt-right en EEUU , celebró el pasado sábado la victoria de Trump con sus acólitos levantando el brazo en alto y gritando "¡Heil Trump!". No sabemos cómo le habrán sentado las palabras de Trump desmarcándose de sus postulados. Parece que su grito se ha perdido en el mismo lugar que las promesas de quien admiraba.



Publicar un comentario en la entrada