sábado, 26 de noviembre de 2016

Un político que habla mal de las ardillas, fue a parar al hospital ¡por una ardilla!

A mediados de octubre un regidor de Chicago, Howard Brookins Jr., había alertado públicamente de la amenaza que suponen las ardillas "agresivas" de la ciudad. Sin embargo, lo que no se imaginaba es que una de ellas le enviaría al hospital.


En su opinión, los roedores dañan las tapas de los camiones de basura, lo cual comporta un coste de más de 280.000 euros. Ahora, después de sufrir una fractura de cráneo en un "extraño accidente de bicicleta", como escribió Brookins en Facebook, no le faltan motivos para seguir defendiendo su causa.

El inesperado contratiempo tuvo lugar el pasado 13 de noviembre. Mientras el regidor iba en bici por un parque de la ciudad, una ardilla se cruzó en su camino. El animal terminó enredado en los radios de la bicicleta y él salió despegado, sufriendo un fuerte impacto en el que se fracturó el cráneo, se rompió la nariz y se golpeó los dientes, según informó Chicago Tribune.

Después de aquello se vio obligado a permanecer hospitalizado hasta el 24 de noviembre y necesitará varios meses para recuperarse completamente. "No se me ocurre otra razón para las acciones de esta ardilla que no sean las de un suicida obteniendo venganza", dijo al mismo periódico.

Como anunció en Facebook, está bien. En cambio, tal y como puede observarse en la foto, la ardilla no tuvo la misma suerte. Murió y se marchó de este mundo en uno de aquellos camiones de basura que ella y sus amigas estaban destrozando.

Por lo que se ve, en Chicago hay barra libre de justicia poética.



Publicar un comentario en la entrada