viernes, 16 de diciembre de 2016

10 películas tan malas que resultan divertidas

No es necesario que una película sea buena para que valga la pena verla. Existe una gran lista de atractivos alternos a la calidad cinematográfica en general de un filme: chistes lo más exagerados posibles, situaciones sin sentido, actuaciones horrorosas, valores de producción mínimos, conceptos más allá de la irracionalidad, la aparición de Nicolas Cage, etc. Por sí solos suelen causar molestia, pero cuando varios de estos elementos se juntan, estructuran una película tan mala que se vuelve bastante divertida.

Obras como las que verán a continuación son ideales para verlas con un grupo de amigos, las reacciones a la estupidez y la locura inherentes a cada una de ellas serán de lo más variadas. Desde risas incontrolables hasta expresiones de disgusto absoluto.

10. The Wicker Man

Nicolas Cage será el claro factor común de esta lista. Sus actuaciones varían entre excelentes y totalmente exageradas. En esta instancia, interpreta a un sheriff que investiga la desaparición de una niña en una isla misteriosa, llena de personajes extraños y peligrosos.

La trama en general es desastrosa. Nicolas Cage asume la responsabilidad de cargar la película sobre sus hombros pero todo el escenario es demasiado ridículo para llegar a ser interesante o creíble. Sin embargo, cada momento de la cinta es hilarante gracias al gran trabajo de Cage. Si cualquier otro actor la hubiera protagonizado no valdría la pena verla. Desde que salió en el dos mil seis se ha convertido en un filme de culto por todas estas razones, además de inspirar varios memes.

9. Left Behind

Las películas cristianas tienen mala fama de ser demasiado condescendientes con su audiencia. Son realizadas asumiendo que el público que va a verlas no cuenta con suficiente discernimiento para comprender una historia inteligente y sutil. Por lo que la trama de la mayoría de estos filmes suele ser extremadamente forzada.

Left Behind cuenta la historia de varios individuos que experimentan la primera fase del Apocalipsis bíblico. Los buenos se van al cielo mientras que los no lo son tanto se quedan sufriendo en la tierra. Uno de los que se quedan es Nicolas Cage, el cual debe aterrizar un avión en este mundo en caos.

Las situaciones que se plasman en la película son demasiado ridículas e imposibles para ser tomadas en serio, hasta el punto de que causan mucha risa, y combinadas con los talentos de Nicolas Cage, representan un par de horas divertidas.

8. Troll 2

Esta película es famosa por lo mala que es, tanto así que se ha ganado un grupo moderadamente extenso de fanáticos en Internet. Trata acerca de una familia que se encuentra de vacaciones en un pueblo habitado por extraños duendes come humanos. Cualquier descripción de la locura que se encuentra en los fotogramas de Troll 2 se quedaría corta.

Resulta difícil saber en qué estaban pensando los realizadores de Troll 2 al momento de grabarla. Es un filme tan irracional y de mala calidad que requirió una combinación grande de factores bizarros para llegar a ser lo que es. Existe un documental que detalla las locuras que hicieron que Troll 2 fuera posible.

7. Samurai Cop

Hablando de tramas estúpidas, Samurai Cop trata acerca de un policía que atrapa criminales usando técnicas samurais. Sin embargo, los realizadores se olvidan de esto a mitad de película y el protagonista simplemente comienza a usar una pistola para acabar con sus enemigos.

Decir que todos los elementos de esta cinta son ridículos es quedarse corto. Sería difícil encontrar un filme con tantos errores técnicos tan garrafales. Estos constituyen el encanto de la obra ya que no son escondidos en lo más mínimo, algunos incluso parecen haber sido agregados a propósito para dar risa. En general, ver Samurai Cop es una experiencia de la que nadie se debería perder.
6. Crank

La premisa de Crank es perfecta para generar una película extrema en donde todo es posible y la lógica no tiene lugar. Un asesino profesional se entera que uno de sus enemigos le inyectó un veneno que lo matará si su ritmo cardíaco se reduce, esto lo motivará a hacer toda clase de actos alocados para mantenerse con vida.

El protagonista de Crank actúa como el personaje de Trevor en GTA V, necesita que la adrenalina corra por sus venas en todo momento, por lo que comienza trifulcas, comete robos, pelea con la policía, conduce un automóvil a través de un centro comercial, tiene sexo con su novia en medio de una calle ajetreada del barrio chino, etc. Pocas películas son tan extremas y divertidas.

5. Snakes on a Plane

El funcionamiento de Hollywood es un misterio. Rechaza películas ambiciosas como Dune de Alejandro Jodorowsky y, por otro lado, da luz verde a producciones bizarras con pocas probabilidades de éxito que luego prueban su valor en la taquilla mundial y triunfan. Esto hace posible cintas como Snakes on a Plane.

El título lo dice todo. Samuel L. Jackson debe encargarse de salvar al mayor número de personas posible cuando un montón de serpientes escapan, asesinando a varios pasajeros en el proceso, de las maneras más gráficas posibles. ¿Tonta? Claro. ¿Divertida? Bastante.
4. Spiderman 3

En mi opinión, Spiderman 2 es la mejor película de superhéroes hasta la fecha. Es inteligente, excelente en los aspectos técnicos y ofrece una historia magnífica. Por su lado, Spiderman 3 es lo totalmente opuesto. Una trama con poco sentido, demasiados villanos, falta de creatividad, etc. A pesar de todo esto, la cinta es tremendamente divertida.

¿A quién se le ocurriría siquiera pensar que la próxima película de Spiderman pudiera contener dos números de baile sin relación, protagonizados por Peter Parker? Es claro que a nadie, solo Sam Raimi se atrevió a agregar varias alteraciones de este tipo al clásico personaje. Si funcionaron dentro de la historia no es el punto, Spiderman 3 es uno de los filmes más divertidos y alocados que existen.

3. Face/Off

Probablemente la mejor película de entre todas las de esta lista. Nicolas Cage Y John Travolta protagonizan un filme tan excéntrico como efectivo a la hora de crear una historia imposible pero gloriosa.

Luego de una serie de eventos demasiado extensos e irracionales para describir aquí, le realizan un trasplante de cara a un policía (John Travolta) para que se infiltre en una prisión tomando el lugar de un despiadado terrorista (Nicolas Cage). Todo va bien hasta que dicho criminal consigue acceso al rostro abandonado de dicho oficial de la ley. Dando como resultado que John Travolta intente interpretar a Nicolas Cage y viceversa. Los intercambios que se dan entre ambos son demasiado gloriosos para expresarlos con palabras, tienen que verlos en acción.

2. Batman y Robin

En una época en donde las películas de superhéroes eran más similares a un video de una fiesta de disfraces que a un filme como tal, se estrenó Batman y Robin con el único propósito de crear personajes lo suficientemente atractivos y ridículos para vender la mayor cantidad de juguetes. El resultado fue un extraño híbrido entre publicidad y película que se burló de los cómics épicos del hombre murciélago de manera degradante.

El nivel de ridiculez de Batman y Robin no tenía precedentes y, desde entonces, no ha existido otra película tan estúpida y exagerada en todo nivel, desde los colores horriblemente saturados hasta los diálogos propios de una telenovela mediocre. Es sin duda una película tan divertida como tonta.

1. The Room

El clásico absoluto entre las películas tan malas como entretenidas. Las escenas de The Room se suceden como una lista interminable de memes, ridiculeces, sobre-actuaciones, diálogos atroces y reiteradas escenas de sexo sin sentido.

El director de la cinta, Tommy Wiseau, ha sido acusado seriamente de ser un alienígena por sus confusas interpretaciones de las relaciones humanas en The Room. Los errores técnicos son lo de menos, el hecho de que no exista un solo aspecto positivo en esta cinta la convierte en una verdadera obra maestra. Digan lo que digan, es extremadamente difícil hacer todo mal. Un cinéfilo que no haya visto todavía The Room debe replantearse sus prioridades.



Publicar un comentario