viernes, 9 de diciembre de 2016

12 costumbres japonesas que deberían extenderse a todo el mundo

Algunas costumbres de los países asiáticos pueden resultar sorprendentes para los occidentales. Pero muchas de ellas deberían implementarse en otros países para hacernos la vida más fácil y agradable. Les presentamos 12 rarezas únicas de Japón que no estaría mal exportar.

Gasolineras. En Japón las mangueras de suministro de combustible se cuelgan del techo de la gasolinera. Esto evita las situaciones en las que la manguera es demasiado corta para llegar al auto.

Aparcamientos compactos. La población de Japón supera los 127 millones, por lo que el aprovechamiento del espacio es una prioridad. Por eso en los supermercados se pueden encontrar aparcamientos compactos de dos plantas.

Pañuelos de papel con publicidad. En lugar de repartir folletos, las empresas japonesas publican sus anuncios en paquetes de pañuelos de papel que luego reparten de manera gratuita.

Cafeterías con búhos. Las cafeterías con gatos son un invento japonés que se ha exportado ya a otros países. Pero las cafeterías con búhos siguen siendo exclusivas de Japón, donde saben que estas aves son tan útiles como los felinos para ayudar a los comensales a combatir el estrés.

Taxis con puertas automáticas. Otra prueba de que los japoneses adoran todo lo automático es que la mayoría de los taxis del país tienen puertas automáticas, lo que les ahorra a los pasajeros los gritos del taxista por haber cerrado con demasiado fuerza.

Hoteles cápsula. Son hoteles que en lugar de habitaciones alojan a los huéspedes en cápsulas que contienen una cama. Son ideales para los que se quieren aislar un rato y para los viajeros con pocos recursos.

Máquinas expendedoras. Los japoneses valoran su tiempo. Por eso crearon máquinas expendedoras que no solo ofrecen patatas fritas y chocolatinas, sino también patatas asadas, huevos cocidos, comida para mascotas y fideos.

El 'kotatsu', o 'mesa caliente', es una mesa con una manta incorporada que se calienta desde abajo. Es ideal para las largas noches de invierno, que muchos suelen pasar con una taza de té o un chocolate caliente.

Sistemas de alerta. En todo el país hay altavoces que lanzan mensajes de alarma en situaciones de emergencia como terremotos o tsunamis. Sin embargo, cuando no hay peligro emiten música relajante o mensajes para hacerles saber a los niños que ya es tarde y es hora de volver a casa.

Latas de bebidas para ciegos. En Japón las latas incluyen información en alfabeto braille para que los invidentes puedan saber qué contiene.

Retretes de ensueño. Las tazas de váter japonesas son literalmente capaces de todo: ayudan a las personas con discapacidad, se limpian por sí mismas e incluso tienen una función de calentamiento para que sentarse en el retrete no sea una experiencia traumática.

Dormir en el trabajo no es motivo de reprimendas en Japón, ya que los japoneses trabajan tanto que prefirieron no luchar contra esta necesidad. Existe incluso el término 'inemuri', que significa 'dormir y estar presente'.




Publicar un comentario