jueves, 8 de diciembre de 2016

13 habilidades triviales que ponen a los demás en alerta

No todos los talentos se valoran igual. Algunos pueden llevarte a la fama, otros, a asustar a los demás.

Algunas personas explican cuáles son las habilidades que resultan más perturbadoras cuando, extrañamente, se te dan demasiado bien.
  • Reconocer caras "Hace tiempo estaba registrándome en un hotel en el que no recordaba haber estado antes. Cuando me acerqué al mostrador el tipo me dio la bienvenida por mi nombre. Como se notó que estaba sorprendido (bueno, más asustado que sorprendido), su compañero me dijo "Tiene una memoria bastante anormal". Luego comprobé que había pasado una noche allí tres años atrás".
  • Recordar donde guarda la gente las cosas "Si tienes buena memoria para recordar donde se guarda las cosas la gente, te van a mirar muy raro. A veces veo a un amigo buscando su móvil o su cartera en su abrigo durante cinco minutos y yo sé en qué bolsillo lo ha puesto desde el minuto uno, pero prefiero callarme".
  • Andar sigilosamente "Siempre es bueno saber ser sigiloso en un momento determinado, pero hazlo demasiado bien y empezarás a "aparecer" detrás de la gente y pegándoles unos sustos del copón. Si me diesen un euro por cada vez que me gritan "¿pero cuánto tiempo llevas aquí?...".
  • Abrir coches "Hace un par de años me dejé las llaves dentro del coche cuando lo aparqué en el parking del supermercado. Entré a preguntar si alguien podía ayudarme. Salieron dos empleados con una palanquita. Un tipo apostó con el otro que podía abrir mi coche en menos de un minuto. Lo hizo en 15 segundos. Le di las gracias y le dije que había tenido que practicar mucho para eso. Se rió y se fue".
  • Escuchar en secreto "Lo reconozco, siempre escucho las conversaciones de otra gente cuando estoy sola haciendo otra cosa. Paso mucha vergüenza cuando en una conversación menciono algo que escuché mientras ellos hablaban entre sí, olvidando que yo no estaba metida en la conversación, o cuando me río de alguna broma que ha dicho alguien al otro lado de la habitación".
  • Reconocer los pasos "Soy capaz de reconocer a la gente por el sonido de sus pasos. Cuando mis familiares o amigos se acercan a mi puerta siempre sé quién está a punto de llamar. Me encanta impresionarlos diciendo, "pasa (y diciendo su nombre después)".
  • Limpiar manchas de sangre "Muchos de mis amigos chicos se sorprendieron al ver lo bien que se me da limpiar manchas de sangre. Cuando me preguntaron por qué, me costó encontrar un eufemismo en lugar de responderles directamente, porque sé que a la mayoría de ellos les resulta desagradable hablar sobre la menstruación. Pero ese momento de pausa les incomodó infinitamente más".
  • Atar nudos "Cuando estaba en el entrenamiento básico del ejército, mi sargento de instrucción me pidió que le ayudase a crear una "casa encantada" (una larga historia). Cuando el sargento preguntó si alguien sabía hacer nudos de ahorcado, yo le hice uno perfecto en cuestión de dos segundos. Él solo pudo mirarme y decirme, 'soldado, ¿qué coño...?'".
  • Teclear "Soy escritor, y tecleo MUY rápido, a más de 150 palabras por minuto. Mis compañeros de trabajo y jefes me han acusado infinitas veces de estar fingiéndolo al escuchar mi teclado".
  • Comandos "Saberse de memoria el comando para abrir una ventana de incógnito".
  • Afilar cuchillos "A menos de que seas chef o carnicero, a la gente le va a perturbar bastante que sepas afilar cuchillos en plan profesional. Bueno, si eres carnicero ya das mal rollo en general".
  • Ciertas conversiones "Ser capaz de convertir rápidamente onzas a gramos".
  • Mantener la calma "La gente te acusa de ser frío si no estás tan agitado como ellos".


Publicar un comentario