miércoles, 28 de diciembre de 2016

A los turistas, en Uruguay, se les recomienda "saludar" y "hacer fila"

La agencia de noticias oficial argentina Télam publicó el pasado lunes una lista de recomendaciones para los turistas argentinos que viajen a Uruguay durante el verano. Si bien el artículo pone su foco en los argentinos y Punta del Este, los consejos se aplican a todo el país y son recomendables a todos los turistas. Se explica que "aprender o retomar los códigos del lugar lleva un tiempo".

Además de explicar las obvias diferencias en el tipo de cambio y que los hospitales públicos no contemplan la asistencia a ciudadanos extranjeros, se hace especial hincapié en respetar a rajatabla la ley N° 19.360, que establece el nivel de tolerancia de alcohol permitido a conductores en cero gramos. "Están aplicando la medida con mucho rigor, reteniendo el permiso de conducir durante seis meses a quienes pasen este límite, la primera vez, y a la segunda infracción, se lo quitan de por vida", explica la publicación.

También se señala la diferencia entre el tránsito en Argentina y Uruguay al circular en rotondas: "En Argentina, en las rotondas, la prioridad la tiene quien viene por la derecha; en cambio, en Uruguay, la tiene quién está ya en la rotonda, por lo que en estos primeros días de temporada suele haber muchos accidentes y discusiones acaloradas".

Respecto al tránsito, también se aconseja no hablar por celular al manejar y parar en los carteles de "Pare" o de "Ceda el paso", normas que "en Argentina no tienen tanto peso". "Aunque no pase nadie, aunque sean las dos de la tarde y el sol queme las calles, hay que parar en los carteles y ceder el paso a los peatones que crucen por las cebras. No hay tutía", alertan desde la agencia argentina.

Además se recomienda adoptar una costumbre muchas veces dejada de lado,  que es la de "saludar antes de preguntar algo".

En Uruguay "no existe esa costumbre tan porteña de atender a dos o tres personas al mismo tiempo y de taquito", explica el artículo. "Aquí hay que hacer cola, esperar el turno y saludar siempre al iniciar una relación de cualquier tipo: con el portero, el cadete, la cajera, la vendedora, el chico del quiosco o el anciano sentado en un banco de la calle a quien se le va a preguntar una dirección".

Se indica que "eso de '¿sabés cuál es la calle 30?' dicho desde la ventanilla y al pasar, cae mal", y se advierte que "esa persona con la que uno se enemista será la que mañana lo atenderá en la oficina telefónica cuando busque una solución a su celular, o el mozo en el restaurante donde vaya a cenar y ahí, tendrá su gloriosa hora de la venganza".




Publicar un comentario