lunes, 12 de diciembre de 2016

En Japón aumentan los casos de muerte por "trabajar en exceso"

Morir por complicaciones debidas al exceso de horas de trabajo… Es un fenómeno que puede sonar extraño para muchos, pero en países como Japón es una realidad tal que se ha convertido en cuestión de estado, denominado Karōshi, puede ser traducido literalmente como “muerte por trabajar en exceso” y hace referencia a la muerte repentina que algunos trabajadores sufren por causa de trabajar en exceso.

En términos médicos, las muertes por Karōshi se manifiestan por ataques al corazón, normalmente fruto del estrés o una dieta muy pobre, este fenómeno no es exclusivo del país Nipón: otros países del lejano Oriente están viendo cómo se está extendiendo (‘gwarosa’ en Corea del Sur, o ‘guolaosi’ en China ).

El primer caso de Karōshi en Japón data de 1969.Cuando un trabajador de 29 años murió de un ataque al corazón… El término Karōshi como tal surgió por primera vez en 1978, debido al incremento de personas que inevitablemente morían de ataques al corazón por un exceso de trabajo, sin embargo, no fue hasta casi el final de la década de los 80, momento de la “burbuja económica” en el país, que el fenómeno se hizo conocido a nivel popular.


La muerte de una serie de ejecutivos, todos ellos jóvenes, hizo saltar las alarmas, como el caso de Matsuri Takahashi, trabajadora de la empresa Dentsu, se suicidó a sus 24 años al verse incapaz de lidiar con su estrés… ¿Por qué estas personas, en la flor de la vida y sin ningún signo de enfermedad previa, habían muerto? Fue a partir de entonces cuando se desató la epidemia, personas que trabajaban más de 12 horas al día, los 7 días de la semana, año tras año y sin ser compensado económicamente. Desarrollaban entonces una presión que se manifestaba física y psicológicamente, un estrés que daba lugar al Karōshi.

¡Las personas podían terminar suicidándose!.
Por no poder lidiar con esa presión o ser despedidos sin justificación alguna comenzaron a crecer en número… Llegó hasta tal punto, que las compañías aseguradoras tuvieron que incluir nuevas cláusulas a largo plazo para evitar este tipo de muertes premeditadas, solo el pasado año, las muertes relacionadas con este fenómeno fueron 1456, de acuerdo con las encuestas publicadas por el gobierno.

El gobierno nipón listó las causas de trabajo en exceso que puede dar lugar a Karōshi:

  • Trabajar sin descanso: Incluyendo trabajo durante la noche o las vacaciones.
  • Estrés acumulado: Debido a la frustración de los empleados que sienten que no pueden cumplir los exigentes objetivos de su empresa.
  • ‘Mobbing’: O acoso laboral por parte de la empresa.
  • Adictos al trabajo: Ya que las empresas compensan el trabajo duro con ascensos, que implican una mejora de la condición social (y que en Japón es primordial).

Trabajar en exceso afecta negativamente la vida social/familiar.
Los trabajadores están demasiado ocupados con su empleo como para pensar en otra cosa que no sea eso, lo que en ocasiones genera un trastorno depresivo grave… Un estudio desarrollado en 2002, demostró que esa depresión podría llegar a crear sentimientos muy negativos hacia su familia (que les quita tiempo de trabajo).

O empleados administrativos en empresas, el trabajo está muy bien pagado, y el número de horas invertidas genera mayor cantidad de dinero en muchas ocasiones, teniendo en cuenta que en la sociedad japonesa es normalmente el hombre el que “gana el sueldo” para mantener a su familia, este tipo de trabajo les da para cumplir con su función en la sociedad.


¡En la actualidad existe un nuevo movimiento de Karōshi!.
Entre las nuevas generaciones, los jóvenes japoneses se decantan por trabajos a media jornada para evitar precisamente lo que mató a la generación anterior, este nuevo estilo de trabajo intenta prevenir la insatisfacción al trabajar en algo por el mero hecho de “ganar un sueldo”, que es lo que se espera.

Los jóvenes buscan encontrar el campo que les satisfaga, antes de comprometer su tiempo, sin embargo, cuando llega el momento de saltar al campo del trabajo permanente, encuentran dificultades para cambiar y convertirse en trabajadores a jornada completa… La frustración de estos jóvenes hace sospechar que esta generación sufra el mismo riesgo que los Karōshi.

La línea de teléfono para ayudar a la prevención del suicidio:
En Japón, está tan ocupada que en ocasiones se ha de llamar 30 o 40 veces para obtener una respuesta y las estadísticas no engañan: cada año, unas 300.000 personas se suicidan en el país nipón… Esto ha llevado a que las empresas están tomando medidas para lidiar con estas muertes. Muchas empresas piden que sus empleados se vayan a su casa a una hora en concreto, evitando el trabajo extra.

Grandes como Toyota, por ejemplo, ha limitado sus horas extra e incluso manda mensajes públicos todos los días a partir de las 7 de la tarde instando a sus trabajadores a marcharse a casa, otra de las multinacionales más importantes, Nissan, ofrece la posibilidad de trabajar desde casa para que sea más fácil conciliar la vida familiar y laboral.

El principal problema de este fenómeno es que no se puede controlar, ya que la mayoría de las empresas no contabilizan las horas extraordinarias que hacen sus trabajadores… Las horas extra suelen estar reguladas por ley, por lo que para no incumplir las leyes, se dice que las empresas piden a sus trabajadores que no las registren.



Publicar un comentario