sábado, 10 de diciembre de 2016

En pleno siglo XXI se está formando un nuevo océano

Los tiempos geológicos son tan morosos que uno piensa que los ríos, mares y oceános siempre son los que son a lo largo de su vida, y que no necesitará cambiar su mapa (otra cosa es que hayamos adquirido un mapa político, lo cual ya es harina de otro costal).


Sin embargo, esto no es siempre cierto. A principios del siglo XXI, concretamente en el año 2005, se empezó a formar espontáneamente un nuevo océano, sin duda el océano más reciente que existe en toda la Tierra.

Lento, pero seguro
El océano de marras se creó de resultas de la apertura de una grieta de unos 56 kilómetros de longitud en la depresión de Afar, el punto más bajo de África, también conocido como depresión de Danakil, situado en Etiopía.

En noviembre de 2009, la comunidad científica confirmó que, según sus análisis, correspondía a la formación incipiente de un nuevo océano porque los procesos tectónicos que tienen lugar debajo de Afar son los mismos que los del suelo oceánico, donde se forma una nueva corteza en una grieta que desplaza a la existente.

Pero paciencia: según los científicos, la fisura es sólo "el comienzo de un proceso muy lento y prolongado", al cabo del cual, dentro de un millón de años, la parte oriental de Etiopía, la más cercana al llamado 'cuerno' de África, se separará del continente y aparecerá un mar en el espacio entre ambas zonas. Mientras aparece, podemos ir pensando qué nombre le vamos a poner... tenemos tiempo, mucho tiempo para meditar sobre ello.



Publicar un comentario