sábado, 10 de diciembre de 2016

Encuentran una bacteria completamente inmune a los antibióticos

Paenibacillus es una bacteria hallada a 300 metros de profundidad, dentro de una cueva de Nuevo México, que nos recuerda cuán quebradizo es nuestro sistema de antibióticos actual: ya muestra resistencia a los antibióticos usados hoy en día, incluyendo los "de último recurso" como la daptomicina.


La bacteria, encontrada en la cueva de Lechuguilla, que es una de las más largas del mundo y más profunda en los Estados Unidos, es resistente a 18 antibióticos diferentes y utiliza métodos idénticos de defensa a los de las especies similares encontradas en superficie, lo que sugiere que la presión evolutiva para conservar estos genes de resistencia ha existido durante millones de años.

Según Gerry Wright, autor del trabajo y director científico del Instituto Michael G. DeGroote de McMaster para la Investigación de Enfermedades Infecciosas:

La diversidad de resistencia a los antibióticos y su prevalencia en los microbios en todo el mundo debe ser aleccionador para todos los que usan estos medicamentos salvavidas.

La resistencia se produce por selección natural a través de mutaciones producidas por azar. El antibiótico, al entrar en contacto con una población bacteriana, permite solo la proliferación de aquellas bacterias que presentan aquella mutación natural que anula la acción del antibiótico. Una vez que se genera la información genética, las bacterias pueden transmitir los nuevos genes a través de transferencia horizontal (entre individuos) por intercambio de plásmidos; o igualmente producto de una conversión lisogénica. Si una bacteria porta varios genes de resistencia, se le denomina multirresistente o, informalmente, superbacteria.

La resistencia a los antibióticos es un problema de salud pública mundial.



Publicar un comentario