martes, 13 de diciembre de 2016

Jesús se bautizó en un río contaminado

Según relata la tradición cristiana, Jesús fue bautizado por su primo, Juan el bautista, en el río Jordán. Pues bien, ahora una nueva investigación realizada por investigadores de la Russell Adams University, en Waterloo, Canadá, acaba de descubrir que aquellas aguas llevan alrededor de cinco mil años contaminadas.


El estudio revela que el Jordán pudo ser el primer río de la historia contaminado por la actividad humana. La causa fue la minería de cobre que practicaban desde tiempos inmemorables los habitantes de aquella región.

Los investigadores han analizado sedimentos de la zona y han encontrado restos de cobre y de otras sustancias, como el arsénico o el cadmio, vinculadas a la minería. Dichos restos fueron absorbidos por las plantas del lugar hará unos siete mil años, y todavía siguen representando un peligro para la salud humana y de las especies animales.

El río Jordán tiene 360 km de longitud total, que ocupa el sector septentrional del Gran Valle del Rift, fractura tectónica que separa la placa africana de la placa arábiga. Nace en las montañas del Antilíbano, en las estribaciones septentrionales del monte Hermón (2814 m), desde donde fluye atravesando el sureste del Líbano hacia el sur, entrando en Israel y desembocando en la costa norte del mar de Galilea. Desde este lago desagua cerca del kibutz Degania, en la costa meridional del mar, manteniendo su rumbo hacia el sur. En este trecho el Jordán se convierte en la frontera entre Jordania e Israel, y después entre Jordania y Palestina.

A pesar de sus modestas dimensiones, el río Jordán es el río más caudaloso y largo de Tierra Santa, junto con el Orontes. 



Publicar un comentario