domingo, 4 de diciembre de 2016

Krampus el "hermano malo" de Papá Noel (que tampoco era muy bueno)

Uno le traía regalos a los niños que se portaban bien y el otro castigaba de manera horrible a los niños que se portaban mal. Era la pedagogía del terror.

Ahora Papá Noel, o más bien Santa Claus, tampoco era una monadita, pues en su versión original era flaco y salía con unas varas para castigar entre el 24 y el 25 de diciembre a los niños que no había descubierto Krampus 20 días antes. Porque Krampus aparecía entre el 5 y el 6 de diciembre… y no preguntes porqué. Fueron Washington Irving y Coca Cola quienes transformaron a ese colado en la Navidad cristiana, en un gordo bonachón convenientemente vestido de rojo como la bebida norteamericana, que tiene una carcajada ronca y estridente. Aparentemente el marketing ya se va pareciendo a una religión.

Krampus de la tradición austríaca, es común a todos los países alpinos (desde Croacia hasta el norte de Italia) donde todavía es bastante frecuente que algunas tiendas vendan disfraces con los cuales gente bastante loca sale ese día 5 de diciembre a correr por las calles y comportarse como demonios, amenazando a los niños y cortejando a las mamás. ¿Tengo que decirte que muchos de ellos aprovechan la ocasión para emborracharse hasta las patas con el pretexto de que así se debería mostrar Krampus?

Fueron esos desórdenes y no el sacrilegio o el daño en la formación espiritual de los niños, lo que instigó varias veces a las autoridades de varios países a prohibir la celebración de Krampus. No sorprende demasiado, pues en la Inglaterra de 1644 se prohibieron Navidad, Pascua y Pentecostés. La prohibición duró hasta 1660, pero hay países donde hoy en día es ilegal la Navidad. Tal es el caso de varios países musulmanes, donde no solo se prohíbe la celebración religiosa, sino también la instalación de árboles de Navidad, fuegos artificiales, comilonas, intercambios de regalos, disfraces de Papa Noel, etc. En Brunei se permite celebrarla a los no musulmanes… con la condición de que no lo hagan en público. En China no hay una disposición nacional, pero hay ciudades y provincias, como Wenzhou, donde es ilegal cualquier celebración navideña. Lo de Krampus no está prohibido… pero tampoco es conocido.


Los entusiastas de Krampus no se conformaban con esa noche entre el 5 y el 6, salían (salen, porque la tradición está resurgiendo) a alborotar durante dos semanas durante las cuales los niños no solo se escondían desesperadamente, sino que también se portaban de manera impecable. A ese período que desbordaba la noche original lo denominan todavía Krampusnacht y es a todas luces una celebración precristiana. El personaje tiene forma de diablo, tiene cuernos en la frente, una larguísima lengua roja y frondosa cabellera negra. Arrastra cadenas oxidadas y hace sonar campanas también oxidadas, con el propósito de asustar a niños y madres, así como disgustar a padres y gente que prefiere la tranquilidad.

Sus patas son semejantes a las de un fauno, su cuerpo está cubierto de tupido pelaje y en la espalda lleva un canasto o la tan temida bolsa de nuestra niñez, cundo nos asustaban con "el viejo de la bolsa", lo que originó mas de una vez que cuando veíamos venir al cartero salíamos en estampida. Bolsa y canasta tienen como objetivo cargar a los niños que se portan mal y llevarlos al infierno… o darse un banquete, porque Krampus también es caníbal; no le falta nada para aterrorizar.



No hay datos si esa pedagogía del terror tuvo éxito en su tiempo… pero esa era una época que no cuenta para nada, pues además de estas aterradoras amenazas, a los niños los vendían, los ponían a trabajar en minas de carbón hasta que se morían o desde los cinco o seis años los empleaban como deshollinadores porque cabían en las chimeneas. En los cuentos infantiles de Grimm, las brujas les apretaban los bracitos para ver si ya estaban prontos para hacer con ellos un guiso… en fin, faltaba mucho para que aparecieran los personajes edulcorados de Walt Disney, incapaces ya no digo de comerse a un niño, sino hasta de darles un zapatillazo.


Hoy nos fuimos desplazando hasta el extremo opuesto, cuando la tribuna aplaude ruidosamente los proyectos para eliminar los deberes domiciliarios, donde les parece una atrocidad que los niños reprueben aunque no hayan aprendido nada y donde les enseñan que no es necesario esforzarse, pues cuando sean mayores y falte el auxilio paterno, siempre podrán recurrir a la limosna estatal o a ese eufemismo que llaman “situación de calle”.

Wikipedia sobre Krampus:

En la serie Scooby-Doo! Misterios, S. A. se representa al Krampus como un demonio que convierte en ancianos a los niños que se comportan mal. También en la serie de televisión “Grimm“, el Krampus fue representado en el capítulo “Twelve Days of Krampus” (T3-C08) como un wesen que secuestraba niños que se comportaran mal en Navidad, colgándolos en un árbol para devorarlos en la noche del 21 de diciembre, este wesen entra en su “woge” (transformación de humano a monstruo) cada mes de diciembre, desde el primero hasta el 21 del mes, día del solsticio de invierno, cuando volvería a su forma humana sin recordar todo lo que había hecho. Además en la serie Supernatural, en el capítulo “A Very Supernatural Christmas” de la tercera temporada, mostraron a 2 krampus que raptaban a los adultos en vísperas de Navidad, hacían un ritual y se los comían para tener buen clima. En la serie “American Dad” hay un episodio dedicado al Krampus, en el cual se explica porque el demonio ya no actúa en la actualidad, habiendo sido este capturado por el padre de Stan Smith y luego liberado por este para intentar educar a su hijo en Navidad. El 11 de diciembre de 2015 Michael Dougherty estrenó su película Krampus.

Publicar un comentario