domingo, 11 de diciembre de 2016

La "demoníaca" y mística historia de la ventriloquia

Hay algunas historias que superan la imaginación más febril, pero están sustentadas por los registros periodísticos o los relatos históricos… pues la ventriloquía ya entretenía y asustaba desde mil años antes de Cristo. Es una trayectoria de tres milenios.

La ventriloquia es el arte de modificar la voz para imitar otras voces u otros sonidos. Deriva de ventrílocuo, que a su vez proviene del latín ventrilocuus, “el que habla con el vientre”. Esta destreza, de la que ya se conocía en antiguos ritos religiosos, conlleva modificar la voz a través de una exhalación lenta mientras se habla, minimizando el movimiento de la lengua y los labios, y manteniendo inmóviles los músculos faciales de modo que la atención del observador se centre sobre la fuente de sonido.


 Los ruidos producidos por el estómago se cree que son las voces de los no vivos, que se instaló en el estómago del ventrílocuo. Los ventrílocuos entonces al interpretar los sonidos, se pensaba que eran capaces de hablar con los muertos, así como predecir el futuro. Uno de los grupos más antiguos registrada de profetas para utilizar esta técnica fue la Pitia, la sacerdotisa en el templo de Apolo en Delfos, que actuó como conducto para el oráculo de Delfos.

Los muñecos
Los muñecos tienen una larga tradición en el relato de terror. Incluso Sigmund Freud sostuvo que el miedo a los muñecos es parte de la construcción de la realidad por parte de los niños, cuyos juegos a menudo incluyen la posibilidad de que sus juguetes cobren vida. Cuando este miedo a los muñecos se vuelve irracional se transforma en pediofobia (fobia a los muñecos), una de las tantas posibilidades de la autonomatofobia, es decir, miedo a las figuras humanoides.

¿Por qué algunos muñecos nos provocan miedo?Ernst Jentsch evalúa que los muñecos nos aterrorizan cuando logran provocan en nosotros cierta incertidumbre acerca de su naturaleza. Al parecer, existe en el ser humano un fuerte rechazo por las figuras humanoides. Esta teoría fue desarrollada por el experto en robótica Masahiro Mori, conocida como Valle Inquietante (Uncanny Valley), especie de instinto de rechazo por cualquier muñeco o robot que se asemeje a nosotros.

Edgar fue el terror en su época
McCarthy con Edgar ¿Muñeco o humano?
Corría el año 1920 y en Estados Unidos los espectáculos de ventriloquia llenaba salas en los principales teatros. Entre otros un ventrílocuo que tuvo mucho éxito era McCarthy con su muñeco Edgar. Representaba a un niño gordito de entre 9 y 10 años con rastros muy extraños y una boca muy expresiva que hacían imposible no mirarlo. McCarthy nunca habría dejado que nadie se acercara a Edgar y eran muchos los que pensaban que era por causa de brujería que el muñeco pudiera hablar sin mover los labios, creándose así una fama de influencia demoníaca por lo que muchos padres habrían prohibido a sus hijos ir a ver su espectáculo. Una noche que McCarthy viajo a nueva York, lo asesinaron. La policía le habría encontrado en la habitación del hotel con el cuello roto, varias puñaladas y los ojos a un metro de distancia… y también habría hallado al muñeco en el baúl, momento en que se aseguraría que era el cadáver de un niño.

La Aterradora Historia del ventrílocuo que usaba el cadáver de un niño como títere:



Francisco Sanz Baldoví


Francisco Sanz Baldoví (1872-1939) fue un ventrílocuo valenciano, uno de los artistas más extraordinarios de la primera mitad del siglo XX. Su muerte coincidió con los inicios del oscuro régimen franquista en España, en el que la risa y el humor eran pecado y la sátira social un delito a perseguir. Por desgracia, su fascinante carrera artística sigue siendo prácticamente desconocida para los españoles de nuestros días, salvo en la región valenciana, donde puntuales artículos y exposiciones devuelven su figura a la actualidad. No estamos hablando de un simple ventrílocuo que habla con un muñeco de trapo sentado en una silla, sino de un artista que trabajaba con muñecos de tamaño natural, con un mecanismo de una complejidad digna del mejor ingeniero a los que Francisco Sanz manejaba con una soltura asombrosa por todo el escenario. Entre 1902 y 1936, Sanz actuó sin descanso por toda España y Portugal y realizó cuatro giras por Latinoamérica, triunfando de manera absoluta en Argentina, Uruguay, Brasil, Chile, Perú, Cuba y México. Sus espectáculos duraban cerca de dos horas e incluían números cómicos, canciones, recitales de guitarra y monólogos.




En el primer libro de Samuel en la Biblia Hebrea, el rey Saúl (1079-1007 a. C.), busca consejos sobre una batalla que viene de la bruja de Endor, que supuestamente convoca un espíritu. 

Egeo, rey de Atenas, consultando a la Pitia / Saúl rey judío consultando a bruja de Edor
El texto hebreo puede traducirse como una voz que habla de una jarra o bota de vino, por lo general la ventriloquia. Uno de los primeros ventrílocuos de mayor éxito fue Euricles, un profeta en Atenas. El Nuevo Testamento (Hechos 16: 16-18) relata la historia de una chica que tenía un “espíritu de Pitón” (ἔχουσαν πνεῦμα πύθωνα) y siguió a Pablo y sus compañeros alrededor de la ciudad de Thyatrira, gritando tras ellos.

La cita es de Focio patriarca bizantino
Fue llamado "el mal, el cual se esconde en el vientre y merece habitar en el pozo negro" Siglo IX de Constantinopla (un hueso duro que una vez excomulgó al Papa). En ese momento la ventriloquía no era vista como un truco inteligente, sino como una enfermedad o la posesión demoníaca. Los enfermos eran casi siempre las mujeres, como “el sexo débil ‘supuestamente eran más susceptibles a la posesión.

Edad media
En la Edad Media, se cree que es similar a la brujería. Como espiritismo llevó a escena la magia y escapismo, por lo que la ventriloquia convirtió en más de un arte de acción como, comenzando alrededor del siglo 19, se derramó sus trampas místicas. Otras partes del mundo también tienen una tradición de la ventriloquía con fines rituales o religiosas; Históricamente ha habido adeptos de esta práctica entre los pueblos Zulu, inuit, y maoríes.

En el siglo XVIII
El paso de la ventriloquia como manifestación de las fuerzas espirituales hacia la ventriloquia como entretenimiento ocurrió en el siglo XVIII en las ferias de viaje y los pueblos del mercado. Los ventrílocuos primeros registros datan ya en 1753 en Inglaterra, donde Sir John Parnell está representado en un grabado de William Hogarth como hablar a través de su mano. En 1757, el austriaco Barón de Mengen implementó una pequeña muñeca en su actuación.

A finales del mismo siglo, las actuaciones de ventrílocuo eran una forma establecida de entretenimiento en Inglaterra, aunque la mayoría de los artistas dieron su voz para hacer que parecía que emanaba desde muy lejos, en lugar del método moderno de la utilización de una marioneta. Un ventrílocuo conocido de la época, José Askins, que llevó a cabo en el teatro Sadler Wells de la en Londres en la década de 1790 anuncia su acto como “Diálogos ad libitum entre él y su invisible familiar, el pequeño Tommy”..

George Sutton En 1830
El entretenimiento de la mayoría de edad durante la era de la sala de música en el Reino Unido y el vodevil en los Estados Unidos. George Sutton comenzó a incorporar un acto de marionetas en su rutina en Nottingham, en la década de 1830, pero es Fred Russell, quien es considerado como el padre de la ventriloquia moderna.

Famosos en el siglo XIX
De Brabant se cuenta que estando apasionado de una joven hermosa y rica, cuyo padre acababa de morir, se presentó en la casa de la viuda de este á darle el pésame: repentinamente se comenzó á oir una voz sepulcral que decia á la viuda: ‘Dá nuestra hija á Brabant,” pues por habérsela yo negado estoy sufriendo penas terribles en el Purgatorio.’ Esta astucia hizo al ventrílocuo dueño de una hermosa joven y de un pingüe patrimonio

Constatino imitaba a los ruiseñores con una dulzura encantadora; otras rebuznaba como cualquier asno; y hacia creer a la niña que tres ó cuatro perros la habían mordido, y huian quejándose. Con un peine en la boca imitaba perfectamente el sonido de una corneta. Pero en lo que sobresalía, era en que hablaba a veces con una voz del estómago tan interna, "que le parecía á uno que le llamaban de un lugar distante"

Mr. Comte 1820
A Comte lo quisieron quemar vivo en un horno de cal, pero cuando iban a entregarle al suplicio, salió una voz tan formidable del horno que todos los espectadores huyeron despavoridos es el ventrílocuo más hábil que ha existido. ‘Una vez caminaba en una diligencia Mr. Comte, con varios amigos, cuando comenzaron a oírse voces como de treinta o cuarenta salteadores que gritaban ¡alto! al cochero. Este paró el carruaje, y las voces continuaban, ¡el dinero o la vida! Como todos los pasajeros se hallaban inermes, comenzaron á bajarse para entregar á los bandidos sus bolsillos; pero no veían a ninguna persona que fuese a recogerlos, hasta que las fuertes carcajadas de Mr. Comte dieron á conocer a los chasqueados la burla del ventrílocuo.’ “

Fred Russell


En 1886, se le ofreció un compromiso profesional en el Palace Theatre en Londres y tomó su carrera en los escenarios de forma permanente. Su acto, en base a un muchacho ficticio “Coster Joe” que se sentaba en su regazo y ‘entablar un diálogo’ con él, fue muy influyente para el formato de entretenimiento y fue adoptado por la nueva generación de artistas.

El formato y el éxito de de Fred Russell fue replicado por la próxima generación de ventrílocuos. Arthur Prince, junto con su muñeco, Jim, fue el primer ventrílocuo en hablar y beber al mismo tiempo. Comenzaron su carrera en Gales e hicieron su debut en Londres en 1902. Posteriormente, recorrieron América y Australia y, en 1912, apareció delante del rey Jorge V en el primer funcionamiento real del sistema. En el acto, Arthur llevaba el uniforme de un oficial de la marina y Jim vestidos como un alegre Jack Tar, con las palabras “HMS Prince” en la banda de su gorra. Cuando Arthur murió, pocos meses después de su última actuación en el Finsbury Park Empire, Jim fue enterrado con él. Al año siguiente, se unió a ellos afligida viuda de Arturo



Publicar un comentario