martes, 27 de diciembre de 2016

La impecable versión de "Chandelir" de Sia, interpretada por...¡un loro!

La capacidad imitativa del lenguaje humano por parte de los loros se etiquetaba invariablemente como una actividad meramente repetitiva. Lo curioso del caso es que, a diferencia de otras aves imitadoras, como el ave lira australiana, los loros no suelen imitar con frecuencia los sonidos de otras especies en la naturaleza.

Realizan, eso sí, complicadas llamadas que tienen una función social en el seno de sus bandadas. Estas llamadas pueden incluir señales de alarma e implicar un reconocimiento de los individuos, lo que se ha considerado por los estudiosos de la conducta animal como rasgo distintivo de una especial inteligencia. Pero si los loros no imitan a otros animales, ¿por qué imitan a los humanos?
En realidad lo que los loros hacen es repetir aquellos sonidos que han escuchado (en multitud de ocasiones la voz humana) y son capaces de reproducirlos con gran precisión, gracias al órgano vocal que poseen, en la base de la tráquea, llamado “siringe”.
La pequeña lengua redonda que tienen, la cual mueven con gran rapidez, provoca que las vibraciones del aire en las paredes de la siringe reproduzcan aquellos sonidos que han escuchado y quieren emitir/imitar.

La repetición continua de una frase o palabra por parte de una persona provocará que termine reproduciéndola de una manera prácticamente idéntica, y si lo hacen escuchar muchas veces una canción terminarán por aprenderla y cantarla, como es el caso (impresionante) de este loro que canta el éxito "Chandelier" de Sia



Publicar un comentario