viernes, 23 de diciembre de 2016

La modelo cuya carrera fue arruinada por un meme

Cuando aceptó participar en una sesión de fotos, la modelo Heidi Yeh no se iimaginaba que una serie de historias falsas basadas en esas fotografías arruinaría su carrera.

Los memes constituyen la columna vertebral de la cultura propia del Internet. Ilustran experiencias de la vida diaria de forma rápida y graciosa. En su mayoría se refieren a un suceso popular del que los realizadores se inspiran. En otras instancias surgen de imágenes curiosas y únicas, ideales para comunicar una situación particular. Este último es el caso del meme en cuestión en este artículo.

Pienso que todos podemos recordar una historia que hizo eco en todo el Internet de manera masiva. Se trata de una imagen que muestra a una familia asiática con sus integrantes vestidos elegantemente. Lo que destaca es que la madre de la escena tiene un rostro atractivo, mientras que sus supuestos hijos salen feos.

Según los cientos de artículos que aparecían junto con la fotografía, el hombre de la foto había demandado a su esposa luego de enterarse (por el aspecto de sus hijos) de que se había hecho una cirugía plástica antes de haberla conocido y lo había mantenido oculto. Se sentía engañado y reclamaba una compensación.

Feng (como fue llamado por los medios) terminó ganando la denuncia y divorciándose de su esposa. Cientos de portales reportaron esta noticia con brío, pero desde el principio era obvio que no podía ser real. Peor aún, todo provenía de un simple meme y de una historia falsa publicada por un pequeño blog chino, conocido por su falta de integridad a la hora de publicar noticias.

Es difícil explicar cómo fue que tantos medios de todas las escalas en el espectro decidieron reportar la historia como verdadera (sin importar que estuviera llena de contradicciones), legitimado irreparablemente en el proceso. Entendemos que el titular era atrayente, pero el origen de la cuestión era totalmente absurdo.

Es irónico que el anuncio original fuera encargado por una clínica de cirugía plástica, acompañado del bizarro eslogan de "Lo único por lo que te tendrás de preocupar es por cómo explicarle a tus hijos". La apariencia de los niños que aparecen fue alterada para crear el efecto necesario.

Todo este caos mediático pulverizó la carrera de la modelo que aparece como la supuesta esposa operada. Heidi Yeh sufrió las consecuencias de que todos creyeran que la historia falsa era real, sus futuros empleadores incluso la reconocían de vista y se negaban a contratarla por la atención extra no deseada que atraería. Incluso afirma que su novio de ese entonces rompió con ella porque estaba avergonzado de los rumores y de toda la atención que estaban recibiendo.

Publicar un comentario