lunes, 19 de diciembre de 2016

¿Por qué en Japón celebran la navidad con pollo frito de KFC?

En Japón, no celebran la Navidad propiamente dicha, pero, desde hace décadas, tienen otra tradición durante esas fechas que, probablemente, nunca hubieses imaginado: comer pollo frito de Kentucky Fried Chicken (KFC).


"Mis hijos piensan que es natural", dijo a la BBC Ryohei Ando, que cada año reúne a su familia para compartir esta tradición.

Se estima que, por estas fechas, 3,6 millones de familias japonesas pasan por algun establecimiento de la cadena, provocando que las ventas diarias sean 10 veces superiores a lo habitual. Algunos incluso encargan su pedido una semana antes de Navidad. Y los que no lo hacen pueden esperar en largas colas durante horas.

Pero, ¿en qué momento y cómo empezó esta atípica tradición?
Como explicó a la BBC la portavoz de KFC en Japón, Motoichi Nakatani, todo es fruto de un sueño que tuvo el gerente de la primera tienda del país, Takeshi Okawara, en 1970.

Poco después de la inauguración del establecimiento, soñó que 2 extranjeros entraban en él y hablaban de como se habían quedado sin pavo para Navidad. Ante aquella revelación, Okawara pensó que el pollo frito de KFC podría ser el sustituto idóneo de la comida de Navidad.

Y, entonces, nació lo que con el tiempo se convertiría en una tradición nacional: "el cubo de fiesta". En 1974 se desarrolló un plan de marketing, Kentucky Christmas y , de este modo, el sueño de Okawara se hizo realidad.

Sin esperarlo, aquella idea se convirtió rápidamente en un fenómeno nacional, de acuerdo con el profesor asociado de marketing de la Escuela de Negocios Emylon en Francia, Joonas Rokka. "Llenó un vacío. No había tradición de Navidad en Japón, por lo que vino KFC y dijo: "esto es lo que deben hacer para Navidad"".

Actualmente, la compañía sigue haciendo anuncios en los que aparecen familias felices alrededor de cubos de pollo frito. 

Este año KFC está vendiendo packs que van desde los 30 hasta los 47 euros. Unas cifras que para los que estamos fuera del país pueden parecernos desproporcionadas teniendo en cuenta que se trata de comida rápida. Pero, para los japoneses, ningún precio es demasiado alto para celebrar la Navidad... a su manera.



Publicar un comentario