sábado, 10 de diciembre de 2016

Quiero una taza de chocolate caliente...¡con queso!

En Colombia, el chocolate no está completo si no se le añade un trozo de queso. El llamado Chocolate Santafareño se sirve a la taza, bien caliente y con un buen pedazo de queso.

Típica de Bogotá, la bebida es tan popular como el café. Se suele tomar en el desayuno y cuando lo pides te sirven el chocolate caliente con una cuña de queso blanco al lado. Acompañando el brebaje, una arepa o una almojábana, que es un exquisito panecillo hecho con harina de maíz y yuca y un poco de queso.


Ante la taza, puedes optar por ir mojando y mordisqueando el pedazo de queso o sumergirlo y dejar que se funda. En ese caso, se crearán unos buenos hilos salados dentro del chocolate que se pescan con un tenedor. Sin problemas de protocolo.

Y aunque un poco rara, la combinación es bastante acertada, porque ¿quién no se ha empalagado bebiendo chocolate caliente? Lo salado del queso pone un contrapunto interesante a esta bebida tan dulce.

Cabe decir que no vale cualquier queso. Añade parmesano y tendrás una mezcla repulsiva que te recordará al vómito. ¿Un cheddar blandengue? Ni pensarlo, porque acabaría por disolverse en la taza caliente.

El queso que debe usarse es el llamado quesito blanco colombiano, de textura algo chiclosa, como la mozzarella o el halloumi y otros que son ideales para hacer a la plancha sin deshacerse.

El dulce hipercalórico convoca a todos los demonios de la dieta y el vientre plano. 




Publicar un comentario