domingo, 4 de diciembre de 2016

Sencillos hábitos saludables para una vida mas larga y mejor

Si quieres algo de longevidad en tu vida adopta estos habítos saludables.

  • Alégrate de vivir Las personas con hábitos saludables comparten varios rasgos de carácter, incluidos el optimismo y la alegría, indica un estudio de 243 voluntarios publicado en 2012 en Aging. “Ser adaptable y flexible ayuda a evitar el estrés y la ansiedad, lo que puede aumentar la longevidad”, dice la doctora Rosanne Leipzig, profesora de geriatría y cuidados paliativos en la Escuela de Medicina Icahn del Hospital Monte Sinaí, en Nueva York.
  • Establece contactos Sentirnos vinculados con familiares y amigos nos mantiene ocupados y facilita una vejez saludable, dice Walston. “El aislamiento hace lo contrario y puede causar enfermedades crónicas”. En Cerdeña, Italia, otra isla mediterránea con una gran población centenaria, la amistad es clave, dice Dan Buettner, un explorador que ha viajado por el mundo para estudiar a sus habitantes más longevos. “La vida es muy social”, escribió en el Wall Street Journal. “A diario conocemos gente en la calle y nos deleitamos con su compañía. Contamos los unos con los otros. Si alguien se enferma, un vecino está a su lado”.
  • Aliméntate al estilo griego Sabemos que la dieta mediterránea (a base de aceite de oliva, legumbres, frutos secos, cereales enteros, frutas, verduras y pescado) fomenta la longevidad, pero un estudio realizado por la Universidad Harvard con más de 4,600 mujeres revela el efecto a largo plazo de la buena nutrición. Los autores calificaron a las voluntarias según su observancia de la dieta mediterránea; las que obtuvieron mayores puntuaciones tenían el menor envejecimiento celular.
  • Trata de encontrarle sentido a la vida Un estudio publicado en Psychological Science revela que las personas para quienes la vida tiene sentido corren menos riesgo de morir en el lapso de 14 años. “Haz amigos, cultiva un pasatiempo, realiza una labor voluntaria”, dice Leipzig. “Mi tío abuelo de 95 años aún trabaja en su taller de carpin-tería casi todos los días”, añade Walston.
  • Nunca dejes de sentirte más joven de lo que eres  Si tienes 55 años de edad y te sientes de 35, es buen indicio de longevidad, revela un reciente estudio británico. Los sujetos que se sentían de tres años en adelante más jóvenes que su edad real (este grupo era de 65 años o más) tenían menos probabilidades de morir en el lapso de ocho años que quienes se sentían de su edad o mayores. Los hallazgos son tan contundentes —sentirse de más edad se asoció con un riesgo de muerte 41 por ciento mayor—, que los autores del estudio recomiendan a los médicos preguntar a los pacientes de qué edad se sienten como parte de los exámenes anuales.
  • Duerme la siesta A los habitantes de Icaria, una pequeña isla griega del Mediterráneo con una gran población de centenarios, les gusta hacer la siesta por la tarde, lo que beneficia su corazón. Investigadores de la Universidad Harvard estudiaron a más de 23,000 de ellos durante seis años y observaron que quienes solían dormir una siesta de media hora corrían 37 por ciento menos riesgo de morir de males cardiacos que quienes no.
  • Come muchos vegetales En un estudio llevado a cabo por la Universidad de Michigan con 700 mujeres septuagenarias, las que comían más verduras y frutas corrían un riesgo 46 por ciento menor de morir en el transcurso de los cinco años siguientes que aquellas que las comían poco (la ingesta se calculó midiendo los niveles en la sangre de ciertas sustancias vegetales). Los habitantes de Okinawa, en Japón, isla que ostenta uno de los índices más altos de centenarios (unos 50 por cada 100,000 personas, a diferencia de sólo 10 o 20 en Estados Unidos), son pruebas vivientes de este hallazgo. Los residentes de más edad han llevado una dieta vegetariana casi toda su vida, y la mayoría cultivan o cultivaron hortalizas.
  • Corre a buen ritmo Un estudio publicado en 2012 en Archives of Internal Medicine confirmó que la buena condición física en la edad madura predice buena salud en la vejez. Tras seguir a 19,000 personas maduras, el estudio reveló que las que estaban en mejor forma eran menos propensas al Alzheimer, ciertos cánceres, cardiopatías y diabetes tipo 2 de los 70 años en adelante. La mayor aptitud física de los hombres equivalía a correr un kilómetro en cinco minutos; la de las mujeres, en seis minutos y 20 segundos. “Quienes se mantienen activos toda su vida, sea corriendo, caminando o pedaleando, viven más”, dice el doctor Jeremy Walston, profesor de geriatría en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.
  • Consume pescado Las personas mayores con niveles más altos de ácidos grasos omega 3 en la sangre viven dos años más, en promedio, revela un estudio de la Universidad Harvard. Los sujetos del estudio no tomaban complementos de aceite de pescado; sólo comían mucho pescado, que es rico en ácidos omega 3.
  • Mantén la cintura delgada En las mujeres que miden 94 cm o más de cintura, la esperanza de vida es cinco años menor que la de aquellas que miden 69 cm o menos, reveló un estudio. En los hombres, una cintura de 109 cm o más reduce la esperanza de vida en tres años, en comparación con una de 89 cm o menos. Bastan algunos centímetros de reducción de talla del pantalón para beneficiar la salud. “Yo les digo a mis pacientes que se trasladen a pie y no en coche siempre que sea posible”, señala Leipzig.

Los centenarios hablan:
  • Bondad Gertrude Weaver murió en abril pasado a los 116 años, pero en 2014 dio a conocer a Time su consejo para una larga vida. “Tratar bien a los demás y ser bondadosos como quisiéramos que ellos lo fueran con nosotros”, dijo.
  • Grandes metas “Correr me devolvió la vida porque me hizo olvidar todos mis traumas y penas”, le dijo a CNN Fauja Singh, bisabuelo de 104 años, nacido en la India, que corrió su primer maratón a los 89 años, y desde entonces participa en carreras en todo el mundo.
  • Costumbres Avena y flexiones de brazos para desayunar, pescado y verduras para cenar, es como el neoyorquino Duranord Veillard dice que llegó a los 109 años. Según USA Today, este hombre hace de cinco a siete “lagartijas” cada mañana frente a su esposa, Jeanne, con quien contrajo nupcias hace 83 años.
  • Vino Helen Wheat trabajó en los viñedos de su hijo hasta los 93 años, y luego pegó etiquetas en las botellas de vino hasta los 97, según USA Today. Aunque murió en febrero pasado a los 113 años, atribuía su longevidad a su copa de vino de cada noche.
  • Lujo “Nunca se es demasiado vieja para vestir con elegancia”, dijo Susannah Mushatt Jones cuando, en un examen, los médicos se quedaron atónitos al ver que llevaba lencería de encaje. A esta mujer nativa de Alabama que residía en Nueva York y que murió en mayo pasado, a los 116 años, le encantaba gastar a manos llenas en lencería en Bloomingdale’s, reveló su sobrina a Time.


Publicar un comentario