jueves, 22 de diciembre de 2016

Sentado y parado: la posición ideal para trabajar

No estamos diseñados para pasar largo tiempo tumbados, sentados o de pie. Por esa razón, si buscamos una postura idónea para trabajar muchas horas, por ejemplo, delante del ordenador, la postura ideal es que no hay postura ideal: debemos ir variando cada poco tiempo.

Es al menos lo que propone un equipo de investigadores de la Universidad de Pittsburgh. Para ellos, lo ideal es alternar cada posición no solo por cuestiones de salud, sino para evitar en parte el sobrepeso y para ser más productivos. También recomiendan hacer estiramientos básicos cada cierto tiempo durante la jornada laboral (por ejemplo, repetir cinco veces lo siguiente: colocar las manos en la cadera y doblarse hacia atrás durante tres o cuatro segundos).

Naturalmente, para que esta alternativa sea factible debemos disponer de mesas más altas que permitan seguir trabajando cuando se está de pie. De esta forma, y a corto plazo, aumentarían la productividad y la energía y disminuirían el azúcar en sangre, la presión arterial y los dolores de espalda.

Las lumbalgias están entre los motivos más frecuentes de baja laboral. El dolor se produce porque al estar sentados la presión entre los discos de la columna aumenta y, además, la espalda pierde su curvatura natural. Sin embargo, una posición erguida tiene el efecto contrario.

Otros beneficios potenciales para la salud de trabajar de pie se basan en el hallazgo de que muchas horas sentado se vinculan con un mayor riesgo de obesidad, diabetes y enfermedad cardiovascular.



Publicar un comentario