sábado, 7 de enero de 2017

¿Cómo es la vida de las mujeres sauditas?: 15 datos

Cómo es la vida de las sauditas, que no pueden ni trabajar, ni estudiar ni casarse sin el permiso de su tutor? A pesar de la todas las restricciones que actualmente existen en Arabia Saudita, las mujeres del reino viven una vida plena, sostiene Lynsey Addario en su artículo ‘El rostro cambiante de las mujeres sauditas’, publicado por ‘National Geographic’.
  • Arabia Saudita es la única nación que requiere que todas las mujeres adultas vivan bajo la supervisión de un tutor legalmente reconocido, sea su padre o esposo u otro miembro de la familia, que debe otorgar el permiso formal para que la mujer pueda estudiar, viajar e incluso obtener el pasaporte.
  • Según la religión, cualquier contacto físico con un hombre desconocido está prohibido. “No puedo tocar a un hombre que no sea mi padre, mi tío, mi hermano”, comenta una de las amigas de la autora del artículo.
  • En Arabia Saudita existe la Policía religiosa, que es un departamento de la Comité para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio. Sus agentes pueden, por ejemplo, detener a una pareja en la calle y comprobar si están casados.
  • 'Awrah' en árabe significa las partes del cuerpo que una persona siempre cubre en público. Cada sociedad tiene sus propias versiones de 'awrah'. En Arabia Saudita como 'awrah' se considera no solo el cabello de la mujer,sino en la mayoría de ocasiones y su rostro, aunque este reglamento es variable.
  • Tras la adolescencia la saudita empieza a llevar la túnica, que se llama 'abaya'. Las abayas en su mayoría son negras, aunque túnicas de color ya han empezado a aparecer en la ciudad de Yeda, mientras en otras regiones las puede censurar la Policía religiosa.
  • Entonces, ¿cómo se reconocen unas a otras en la calle si todas están completamente cubiertas con ‘abayas’ negras? "Zapatos y bolsos", responde una saudita a la autora del artículo en ‘National Geographic’.
  • Después de décadas de discriminación laboral, el Gobierno empezó a promover iniciativas para que las mujeres tengan empleo, por ejemplo, forzando a varias organizaciones a que contraten a sauditas.
  • Todas las tiendas en el reino están divididas en dos zonas, para hombres y para mujeres, e incluso hacen filas en lugares separados. Aunque últimamente los clientes a veces ignoran este reglamento.
  • El personal femenino se agrupa lejos de los hombres. En el espacio laboral existen paredes especiales interiores que dividen a ambos géneros.
  • Por primera vez en la historia, en 2015, las mujeres pudieron tomar parte en las elecciones. En el 2015, al menos 14 mujeres fueron elegidas en los primeros comicios municipales en los que las sauditas pudieron participar como candidatas y votantes.
  • Las sauditas estudian mucho, y actualmente en el reino las mujeres (que obtuvieron el permiso de estudiar solo hace más de una década) constituyen más de la mitad de los universitarios.
  • En invierno el mayor ocio para las sauditas es ir de pícnic al desierto. En verano, con calor extremo, el destino público más atractivo son los centros comerciales con aire acondicionado
  • Las sauditas no van al cine: el Gobierno cerró todas las salas durante la oleada conservadora de los años 1980. La única es un IMAX en la ciudad de Al-Khobar.
  • Las mujeres sí practican deportes, incluso los que los clérigos sauditas tachan de 'masculinos'. Y no solo los hombres: "Muchas mujeres de mentalidad cerrada ven lo que estamos haciendo como una vergüenza", comenta una entrenadora de 'kickboxing' de 39 años.
  • En la nación saudita, con pocas oportunidades para la autoexpresión, las redes sociales son muy populares, especialmente Instagram, que permite a las mujeres a afirmar su soberanía e identidad.


Publicar un comentario