lunes, 23 de enero de 2017

Consiguió 250.000 dólares por un libro donde sólo dice burradas

Se describe a sí mismo como "el mayor supervillano de Internet".


Aunque posiblemente esa sencilla autodefinición de Milo Yiannopoulos sea suficiente para dar una idea del personaje, el polémico periodista inglés tiene más trofeos en su palmarés: supremacista blanco y troll de las redes sociales, ha sido expulsado de Twitter por liderar una campaña de acoso contra la actriz Leslie Jones por su papel en la nueva Cazafantasmas.

Además, es una de las voces más conocidas de Breitbart —periódico fundamental de la derecha alternativa cuyo editor jefe era Stephen Bannon, ahora director de estrategia de la Administración Trump— y acaba de firmar un contrato para publicar su libro Peligroso por 250.000 dólares.

Esto ha molestado profundamente al mundo cultural anglosajón, que no ha dudado en mostrar su descontento en diversas columnas de la prensa británica y estadounidense, y también Twitter. ¿Cómo puede una editorial como Simon & Schuster decidir promocionar, amplificar y recompensar a un personaje como Milo Yiannopoulos?

El periodista es famoso por decir la primera burrada que se le pasa por la cabeza , pero su estrategia en realidad está muy bien pensada: no en vano se reconoce como el salvador frente al "racismo contra blancos y sexismo contra hombres" que ejercen feministas y demás grupos de "lesbianas gordas".

Según Yiannopoulos, "el feminismo es cáncer": ha encontrado un nicho de mercado y no está dispuesto a soltarlo.

Por eso Yiannopoulos — que consiguió su contrato por medio de "bromas lascivas y opiniones indignantes", según sus propias palabras— y la editorial que ha entregado al británico el generoso adelanto han sido objeto de numerosas críticas.

Estas han venido especialmente de los autores de la casa, que se han mostrado avergonzados de editar sus libros en el mismo lugar que Yiannopoulos.

La campaña contra Yiannopoulos —que incluso ha llevado a la Chicago Book Review a afirmar que no reseñará ningún libro de Simon & Schuster en 2017— ha despertado una contra-protesta: diversas asociaciones a favor de la libertad de expresión han defendido la publicación de Peligroso, afirmando que "la supresión de las ideas nocivas no las vence, solo el desacuerdo vigoroso puede contrarrestar con efectividad el discurso tóxico".

Aunque muchos de los críticos con la editorial no pretendían censurar el libro sino el acceso privilegiado de Yiannopoulos a los medios de comunicación, es cierto que las oleadas de indignación que ha traído Twitter resultan algo infladas e inconstantes, y que en muchas ocasiones actúan de forma casi aleatoria.

En cualquier caso, parece que la publicación de Peligroso ya está en marcha: Milo ha vuelto a salirse con la suya.



Publicar un comentario