jueves, 23 de marzo de 2017

Cuando se trata de comida...tu perro te miente...

En ocasiones tu perro se encuentra en un dilema. Por un lado, es tu compañero más fiel, por el otro ama los premios.


Y cuando se trata de elegir entre los dos – entre ser leal a su dueño y obtener algo de comida – la mayoría de los perros elige la segunda. Detrás de esos tiernos ojos de cachorro hay una trama: de acuerdo con un nuevo estudio, tu perro es capaz de engañarte si eso significa obtener un premio.

La autora líder del estudio, Marianne Heberlein experta en comportamiento animal, había notado con anterioridad que sus dos perros como engañarse mutuamente para obtener una ganancia (como fingir interés en algo cercano para ganar un mejor lugar en el sillón).

Para descubrir si los canes también sabían mentirle a los humanos, Heberlein y sus colegas reclutaron a un grupo de perros para jugar con dos personas distintas: una les daba comida constantemente y una que retenía los premios a la vista de los perros.

El experimento mostro que después de que los perros aprendieran que persona era cooperativa y cual era competitiva, se le dio la oportunidad a los animales de llevar a cada persona a una de tres cajas que contenían ya sea una rica salchicha, una, no tan apetitosa, galleta para perros o nada.

Después de cada prueba, llevarían a su dueño a alguna de las cajas y el dueño les permitiría comer lo que hubiera adentro. Esto les dio el incentivo de engañar a la persona competitiva para llevarla a la caja vacía antes de llevar a su dueño a la caja con el delicioso premio. Y esto fue justo lo que los perros hicieron.

Conforme el experimento progresaba, los perros aprendieron cuales voluntarios les darían lo que querían y cuales no. Para el final, llevaban a los humanos cooperativos a la salchicha y a los egoístas a la caja vacía, con demasiada frecuencia que los investigadores descartaron la idea que fuera por suerte.

“Fueron rápidos en poder diferenciar entre los dos compañeros,” declaró Heberlein a New Scientist. “No sólo se apegaban a una regla estricta, sino pensaban cuales eran las distintas opciones que tenían.”

Los hallazgos fueron publicados en el diario Animal Cognition.




Publicar un comentario