viernes, 31 de marzo de 2017

Estas 5 formas de acelerar tu conexión a Internet, son falsas

Son muchos los trucos que se intentan utilizar para ganar velocidad, y vamos a explicar detalladamente por qué cinco de los más populares no sirven para ganar velocidad en nuestra navegación de Internet. Las únicas opciones para ganar velocidad son mejorar nuestro acceso al router mediante la compra de uno con mejor cobertura, utilizar cable Ethernet, o contratar una mejor conexión en el caso de que podamos.

Mito 1: Limpiar la cache hace ganar velocidad en una web


Este es uno de los mitos más extendidos para aumentar la velocidad de navegación. La memoria cache es la que se utiliza para precargar algo, de tal manera que cuando volvamos a una página web, ésta no tenga que volver a descargar esa información, como puede ser una portada o una foto de un artículo de Aictamente. Si haces la prueba con un artículo, la primera vez que entras a él la velocidad de carga es más lenta que el resto, porque en las siguientes veces casi todo el contenido está ya cargado, y sólo es necesario que cargue el nuevo contenido.

En memoria cache encontramos, por tanto, los archivos temporales de Internet, cookies, datos de páginas web, historial de navegación, etcétera. Borrando toda esta información ganaremos unos cuantos GB de almacenamiento, pero cuando volvamos a abrir el navegador, toda la información de las webs tendrá que ser descargada de nuevo.

Mito 2: Desactivar IPv6 hará que tus webs carguen más rápido

IPv6 no ha sido implementado de manera pública todavía en muchos países, mientras que en otros países hasta el 30% de las conexiones ya se enrutan a través de él. El mito se originó en 2010 con Mozilla Firefox 3. Para resolver una dirección DNS, primero recurría a IPv6, y si fallaba, pasaba a IPv4. Este cambio hacía que cargar una web conllevara un pequeño retraso. El fallo fue arreglado al poco tiempo, pero el mito persiste.

Mientras que en donde de momento la implantación no existe, desactivar IPv6 en nuestro ordenador supondría que algunas páginas no llegarían ni a cargar, y eso ocurrirá también en donde no lo tenemos todavía. Por tanto, desactivarlo no tiene ningún sentido.

Mito 3: El protocolo SSL consume más recursos y ralentiza la carga de webs

SSL y TLS son los dos protocolos de seguridad web que cifran las conexiones que realizan los usuarios en ellas. Se utilizan ampliamente en navegadores, páginas web, correos electrónicos, aplicaciones de mensajería, etc. Es cierto que utilizar este cifrado genera que la conexión sea imperceptiblemente más lenta, pero es mejor esperar unos pocos milisegundos a cambio de tener una navegación completamente segura. Para solucionar este problema, en la actualidad existen dos soluciones en las cuales se está trabajando.

La primera es conocida como False Start, o arranque en falso. Este método descarga la información de la web antes de que se produzca el handshake entre el usuario y la web de la que se descarga la información, de tal manera que cuando este se produzca, una parte o la totalidad de la información de la web ya esté cargada, y siendo totalmente inapreciable para el usuario la diferencia de que una web use SSL o no. Actualmente, en una conexión TCP normal la descarga de información se realiza únicamente cuando el handshake entre el servidor y el usuario se ha producido.

El segundo es Session Resumption, o continuado de sesión. Este método consiste en asociar a cada usuario que visita una web una identificación única, la cual se almacena en una clave en la memoria cache. Cuando el usuario vuelve a visitar la web sólo es necesario cotejar la clave, lo cual hace que el handshake se produzca antes.

Mito 4: Los programas que aceleran tu conexión a Internet

Una solución que suele utilizarse mucho por los usuarios inexpertos son los programas que aceleran las descargas. Estos son populares desde incluso la era previa al ADSL, y son tan inútiles ahora como lo eran entonces. La velocidad de descarga depende básicamente de dos factores: de la velocidad que permita el servidor del que estemos descargando, y la velocidad de conexión a Internet de nuestra casa que nos ofrezca nuestro operador (así como la distancia a la que estemos del router si usamos WiFI).

Estos programas utilizan frases vacías de contenido como “priorizamos tu descarga”. Esos programas no pueden priorizar nada, y si los instalas simplemente te darán una interfaz bonita para tus descargas, que irán a la misma velocidad que en cualquier otra fuente en el mejor de los casos, o aprovecharán para instalarte malware en el peor de ellos.

Mito 5: Hacer un DNS Flush (limpiar los DNS) hace que Internet cargue más rápido

Como toda información que se guarde en la memoria cache, el hecho de que las direcciones DNS se guarden es bueno para que las páginas web carguen más rápido. De hecho, hacer un DNS Flush ralentiza temporalmente tu conexión a Internet hasta que la cache de direcciones DNS vuelve a poblarse, y a diferencia de lo que comentábamos en el primer punto, esto no tiene ningún beneficio, ni de velocidad ni de espacio.
El comando para hacer un DNS Flush es ipconfig /flushdns y se introduce en Símbolo del Sistema. Hacerlo no tiene ninguna utilidad para ganar velocidad, pero sí puede resolverte algún problema al a hora de resolver una dirección de una página web que dé error porque haya cambiado de IP o de nombre. Estas direcciones se suelen borrar de manera automática cada día, por lo que si no necesitas entrar inmediatamente a una página web, utilizarlo sirve de poco.



Publicar un comentario