viernes, 24 de marzo de 2017

Google preocupado porque grandes marcas están retirando su publicidad

Junto con facebook, el gigante de Internet Google controla el 60% de la publicidad digital del mercado. Por ahora. Su liderazgo actual pende de un hilo, luego de que varias compañías congelaran su inversión publicitaria en el sitio Youtube (del que es propietaria) por no poder mantener los avisos fuera de videos que promueven el odio o de contenido ofensivo.

En respuesta a este suceso y para evitar más fuga de capital, la empresa tecnológica del grupo Alphabet anunció el martes pasado en Gran Bretaña medidas para que la publicidad de sus clientes no aparezca al lado de contenidos racistas, homófobos o extremistas.

El gigante tecnológico comunicó en esa oportunidad su serio compromiso con el tema para incrementar el personal y reformular sus políticas con el fin de tener un mejor control de sus operaciones.

«Sabemos que los anunciantes no quieren ver sus anuncios junto a un contenido que no se ajusta a sus valores. Por eso a partir de hoy (martes 21) adoptaremos una posición más dura sobre el contenido de odio, ofensivo y despectivo», comentó en un blog de la compañía el jefe de negocios de Google, Philipp Schindler.

El gobierno británico, los fabricantes automovilísticos Volkswagen, Toyota, y Nissan, los bancos RBS, HSBC y Lloyds Banking Group, la BBC, las cadenas de comida rápida McDonald’s y Domino’s Pizza, la empresa de telefonía móvil O2, L’Oréal, Channel 4 y Havas, entre otros anunciantes, habían retirado su publicidad del gigante tecnológico a consecuencia este asunto.

La empresa, que se excusó diciendo que le es difícil monitorear las 400 horas de video que los usuarios suben a YouTube por minuto, afirmó que contratará a más empleados y acelerará el proceso de retirar avisos desde contenidos odiosos u ofensivos que ataquen a la gente sobre la base de cualquier religión o género.

«Creemos que la combinación de estas nuevas políticas y controles fortalecerán significativamente nuestra capacidad para ayudar a los anunciantes a llegar a audiencias a escala, al tiempo que respeten sus valores», remarcó Schindler.

Gran Bretaña es el mayor mercado de Google fuera de EE.UU. y en 2016 generó US$ 7.800 millones principalmente por publicidad, o casi un 9% de los ingresos del gigante estadounidense.

Google afirmó que el equipo de YouTube está contemplando un cambio de sus orientaciones existentes respecto a qué contenido debe ser permitido en la plataforma y sobre dar más visibilidad a anunciantes y agencias para que puedan ver dónde están apareciendo sus anuncios.

Analistas sostienen que el escándalo podría beneficiar a medios editoriales tradicionales, como periódicos y emisoras, que pueden promover sus servicios como una plataforma confiable y segura online.

Combatir la tormenta.
El anuncio de Google se produjo un día después que un alto directivo de la empresa pidiera perdón por lo sucedido.

«Me gustaría pedir disculpas a los socios y los anunciantes que hayan podido resultar afectados porque sus avisos aparecieron al lado de contenido polémico», dijo Matt Brittin, presidente de la división de Europa, Medio Oriente y África de Google.

Al notificar que retiraba sus anuncios, el gobierno británico dijo que era «totalmente inaceptable que la publicidad pagada por el contribuyente aparezca junto a contenidos inapropiados, y este mensaje se le transmitió muy claramente a Google».

Su presente y futura actuación dirá si la empresa logra reconquistar la cuota de clientes perdida.

Facebook y sus métricas erróneas.
Los errores en publicidad no son fáciles de olvidar. El año pasado, el compañero de podio de Google, Facebook, también generó incertidumbre entre los anunciantes al notificar varias fallas en las métricas de sus servicios de publicidad. El hecho más impactante fue reconocer que durante dos años dio cifras de duración promedio de visionado de videos con una sobreestimación de entre 60% y 80%. Para evitar una fuga de capitales, la red social tuvo que comprometerse a corregir la métrica y brindar transparencia.




Publicar un comentario