jueves, 23 de marzo de 2017

La diferencia entre un "ladrón" y un "cleptómano"

La mayoría de los robos viene de ganas de poseer lo que es ajeno, pero para algunas personas, robar parece ser una compulsión imparable.

No necesitas esa cosa y puede darte el lujo de comprarla, pero no puede evitarlo: simplemente la tomas. Los cleptómanos roban cosas que no son necesarios o tienen poco valor monetario compulsivamente y experimentan placer o alivio como resultado.

La cleptomanía es una condición en la cual un individuo experimenta un impulso constante de robar elementos que no son necesarios para uso personal o valor monetario. Los objetos son robados a pesar de ser típicamente de poco valor para el individuo y a menudo se regalan o se desechan después de ser tomados.

El trastorno involucra experimentar tensión antes del robo y sentimientos de placer, gratificación o alivio tras cometerlo. El robo no se hace para expresar ira o venganza y no es atribuible a trastorno de conducta, un episodio maníaco o trastorno de personalidad antisocial.

Ocasionalmente, el individuo puede acumular objetos robados o devolverlos clandestinamente. Aunque una persona con este trastorno generalmente evitará robar cuando una detención inmediata sea probable (como a la vista de un policía), por lo general no planean los robos ni toman en cuenta las posibilidades de aprehensión. Las personas con cleptomanía comúnmente se sienten deprimidas o culpables por los robos después de realizarlos.

Es relativamente rara en la población general, con alrededor del 0.3% -0.6% de las personas que padecen esta afección.

Síntomas
Las personas con cleptomanía tienen un impulso irresistible de robar. Estos episodios de robo se producen inesperadamente, sin planificación. La cleptomanía se distingue de robar en tiendas porque los ladrones planean robar objetos y usualmente roban porque no tienen dinero para comprar los artículos. Los signos de cleptomanía incluyen:
   • Fracaso recurrente de controlar el impulso por robar no relacionado con el          uso personal o la necesidad financiera
   • Sensación de mayor tensión justo antes del robo
   • Sentir placer, gratificación o alivio en el momento del robo
   • Los robos no son cometidos en respuesta a delirios, alucinaciones o como          expresiones de venganza o enojo

La edad de inicio de la cleptomanía es variable. Puede comenzar en la niñez, adolescencia o edad adulta y en casos raros, la edad adulta tardía.

Causas

La cleptomanía es rara en general, pero es más común en las mujeres que en los hombres. Las personas con cleptomanía a menudo tienen otro trastorno psiquiátrico, como trastornos depresivos-bipolares, trastornos de ansiedad, trastornos de la alimentación, trastornos de personalidad, trastornos de abuso de sustancias y otros trastornos de control de impulsos.

Existe evidencia que vincula la cleptomanía con las vías del neurotransmisor en el cerebro asociadas con adicciones conductuales, incluyendo aquellas asociadas con los sistemas de serotonina, dopamina y opioides.

Algunos médicos consideran la cleptomanía como parte del espectro obsesivo-compulsivo de trastornos, argumentando que muchos individuos experimentan el impulso de robar como una intrusión extraña e indeseable en su estado mental. Además, otra evidencia indica que la cleptomanía puede estar relacionada con trastornos del estado de ánimo como la depresión.

Tratamientos
Muchas personas con cleptomanía viven avergonzados porque tienen miedo de buscar tratamiento de salud mental. Aunque no hay cura para cleptomanía, el tratamiento con medicación o psicoterapia puede ayudar a poner fin al ciclo de robo compulsivo.




Publicar un comentario