domingo, 2 de abril de 2017

10 vehículos que funcionan con combustibles insólitos

Todos los sabemos: el petróleo se terminará tarde o temprano. ¿Acabaremos todos peleando como salvajes por las última gotas, como si esto fuera Mad Max? Por suerte, parece que no será necesario. Existen alternativas menos radicales y más originales para conseguir que nuestros vehículos sigan funcionando.

Y es que, con algunas modificaciones, tu medio de transporte puede basarse en ciertos “combustibles alternativos”. No hablamos de coches o motos producidas en masa, sino de adaptaciones caseras a cargo de científicos… o propietarios extravagantes. Nada de biocombustibles a base de caña de azúcar, sino otras alternativas como el chocolate, los excrementos de animales o la grasa de una persona humana. Quizá, en el futuro, hasta nos paguen por hacernos una liposucción.

Poo-Powered Tuk Tuk
Qué es: Un carricoche.
Con qué se propulsa:
Con excrementos de animales y basura de visitantes.
Dónde: En el Zoo de Denver, EEUU.


Un invento aparatoso, poco estético y muy inseguro, con toda una unidad de gasificación en la parte trasera del vehículo. Pero que funciona en un entorno controlado y sin tráfico, como este zoológico estadounidense. Lógicamente, tienen acceso gratuito a un montón de combustible en forma de pellets, que son elaborados con heces de animales y la basura generada por los visitantes del zoológico.


Cafe Racer Truck
Qué es:
Una furgoneta GMC de 1975.
Con qué se propulsa: Café.
Dónde: San Francisco.

Muchos profesionales del volante funcionan a base de café. Ahora tenemos un coche que también lo hace. El Cafe Racer es una camioneta GMC modificada que esencialmente quema café para crear un gas combustible. El gas se filtra en su camino hacia el motor y, ¡voilá!, ya tenemos una camioneta con cafeína. A través de la gasificación, de hecho, se puede utilizar una gran variedad de combustibles (al igual que ocurría en el DeLorean de ‘Regreso al futuro’). En este caso, el habitual módulo gasificante está incorporado en el motor y así disponemos de más sitio en la parte trasera de la furgoneta.

EarthRace
Qué es: Una lancha motora.
Con qué se propulsa: Grasa humana.
Dónde: Nueva Zelanda y España.

No es su campo, pero seguro que todos admiramos el logro. Estamos hablando de una lancha que funciona mediante liposucciones, extrayendo la grasa del propio piloto y algún voluntario. En realidad el combustible que usa es biodiesel, que se consigue del maíz, trigo, soja, del aceite usado e incluso de la propia grasa humana. La lancha funciona como un tiro: en 2008 batió el récord mundial de la vuelta al mundo de su categoría: 60 días. Y salió de Valencia, por cierto. Fue construida con fibra de carbono y kevlar; y es, además, el primer trimarán que utilizó energías renovables para moverse. Su diseño aerodinámico le permitía alcanzar los 40 nudos de velocidad y navegar sin reabastecerse durante 3.700 kilómetros.

El WorldFirst de Formula Tres
Qué es: Un coche de carreras.
Con qué se propulsa: Chocolate.
Dónde: Universidad de Warwick, EEUU.

Un coche especialmente ligero que solo deben de pilotar profesionales. Utiliza un biocombustible a base de chocolate y grasas animales; y un volante hecho de zanahoria. La alternativa más deliciosa: una onza para el coche, otra para mí, una para el coche, otra para mí… Es capaz de alcanzar 220 km/h y ponerse de 0 a 100 en 2,5 segundos. Deliciosamente rápido.

Toilet Bike Neo
Qué es: Una mezcla entre triciclo y retrete.
Con qué se propulsa: Con deposiciones de personas.
Dónde: Tokio, Japón.

En viajes largos, es conveniente hacer paradas para descansar y poder seguir conduciendo con la mente fresca. Pero esta idea es maravillosa. Antes hablábamos de recoger los excrementos de los animales… ¿por qué no hacer lo mismo con los de una de persona? El fabricante japonés de inodoros Toto patentó en 2012 esta “moto-váter”, un prototipo de motocicleta de tres ruedas que funcionaba con el combustible que producen las aguas mayores que genera el propio conductor. Así, en lugar del asiento colocaron un inodoro que comunica directamente con el motor. Para demostrar que su puesta en marcha era viable, y no solo la elucubración del departamento de I+D, sus creadores la pusieron en funcionamiento en un recorrido de casi 1.000 km, desde la ciudad de Kyushu hasta Tokio.


El ‘Kamina’ de Juha Sipilä
Qué es: Un coche que quema leña.
Con qué se propulsa: Con madera.
Dónde: En Finlandia.

Aunque parezca mentira, los coches que funcionaban con madera eran muy populares en Europa durante la Segunda Guerra Mundial; y hoy se siguen utilizando en partes muy remotas de Asia, incluyendo gran parte de Corea del Norte. Y es que la combustión de la madera con un sistema bien diseñado puede incluso ser menos contaminante que un motor de gasolina y permitir recorrer una distancia bastante decente. En el caso que nos ocupa, este Chevrolet El Camino modificado tiene una autonomía de 200 kilómetros gracias a un tanque de 100 kilos de astillas de madera, pero podría llevar madera suficiente para 1.200 kilómetros, a una velocidad máxima de 140 kilómetros por hora. Ahí es nada.

El Naturmobil

Qué es: Un carruaje a la inversa.
Con qué se propulsa: Con un caballo sobre una cinta de correr.
Dónde: En Irán.

Un concepto que nos devuelve a nuestros orígenes, cuando los humanos no sabíamos quemar combustibles fósiles para desplazarnos. Pero en vez de un caballo tirando de un coche, ponemos el animal en algún tipo de cinta de correr que podría generar electricidad y proporcionar energía a un motor. El Naturmobil, la creación de un ingeniero iraní Hadi Mirhejazi, combina los viajes del siglo XIX con equipos de gimnasia del siglo XXI; y puede alcanzar una velocidad máxima de alrededor de 50 kilómetros por hora, utilizando un solo caballo de potencia.

RS Ferdinand GT3

Qué es: Un Porsche de papel de aluminio.
Con qué se propulsa: A pedales.
Dónde: En Austria.

Actualmente en exhibición en el Museo de Arte de Linz en Austria, este RS Ferdinand GT3 (bautizado así en honor al artista que lo construyó) es esencialmente un Porsche 911 hecho de papel de aluminio, cartón y un carrito de triciclo. Sin complicados sistema de engranajes, sin sistema de refrigeración y sin pesado motor. Es solo eso: los pedales y cuatro ruedas. Y mucho papel de aluminio. ¿Por qué no todos los transportes pueden ser tan simples? Es considerado el coche más lento del mundo. Ideal para los que no tienen ninguna prisa.

Nissan Nilsson
Qué es: Un coche que destila presencia.
Con qué se propulsa: con whisky de Kentucky.
Dónde: En Kentucky.

“El coche funciona con casi cualquier whisky, pero ronronea de gusto cuando se le carga de Maker’s Mark”, asegura el estadounidense Mickey Nilsson, que ha desarrollado este sistema de combustión que no necesita gasolina, ya que funciona con el whisky producido en su región. Solo tiene un problema: el precio medio del litro de Maker’s Mark es de 17 € , así que el coche sigue siendo una opción de combustible muy cara. La gigante nipona Nissan se mostró interesada en el vehículo para exhibirlo en una feria. Y al propio Mickey le gustaría que lo fabricara Nissan, para que pudiera llamarse “Nissan Nilsson”.

Blackbird
Qué es: Un coche eólico.
Con qué se propulsa: Con el viento.
Dónde: En California.

Si la energía eólica puede funcionar bien para generar electricidad, sin duda tiene que existir una manera de implementar esta tecnología en la conducción diaria. Tal vez podemos usar una turbina de viento para recoger la electricidad, que pueda ser utilizada para propulsar el vehículo. Eso es lo que pensó el experto en aerodinámica Rick Cavallaro, que quiso responder la típica pregunta que todo ingeniero se hace: ¿Se puede conducir a favor del viento más rápido que el propio viento? Con el uso de diseños de alta tecnología y la instrumentación precisa, el Blackbird demuestra que se puede.



Publicar un comentario