martes, 25 de abril de 2017

8 leyes que la reina de Inglaterra puede violar

La monarquía absoluta quedó en el pasado, pero también hoy en día la reina de Inglaterra tiene muchos privilegios. Entre ellos, el derecho de ignorar las leyes que todos los demás mortales deben respetar.
  • El uso del apellido En el pasado, los miembros de la familia real no tenían apellidos, usaban únicamente los nombres personales y de dinastías a las que pertenecían. La situación siguió así hasta 1917, cuando el abuelo de Isabel II, el rey Jorge V, hizo el apellido Windsor oficial para toda la familia real británica. Aún así la reina y sus familiares cercanos no usan su apellido, simplemente no lo necesitan.
  • La existencia del pasaporte Al igual que el apellido, la reina de Inglaterra tampoco necesita pasaporte. La ausencia del "documento más importante" no le impide a la reina realizar los trámites burocráticos y viajar libremente por el mundo. Los monarcas simplemente no pueden tener pasaporte porque en Inglaterra dicho documento es emitido por Su Majestad. Y para cruzar la frontera, la reina solo necesita presentar cualquier billete con su retrato.
  • Licencia para conducir Es otro documento que no es obligatorio para la reina. Isabel II puede conducir auto sin papeles. Pero aún así ella tiene su licencia e incluso encontramos una foto de ésta. Le fue emitida a la futura reina, entonces princesa Isabel, en 1945 cuando servía de mecánica y conductora de ambulancia en el Servicio Territorial Auxiliar Femenino. Dato curioso: en 1998, la reina asustó al futuro rey de Arabia Saudita, llevándolo a pasear en el auto a alta velocidad . El príncipe le rogaba a la reina bajar la velocidad: no se lo esperaba porque en Arabia Saudita a las mujeres no se les permite conducir autos.
  • El cumplimiento de los límites de velocidad La reina puede darse el lujo de exceder el límite de velocidad, pero es poco probable que quiera hacerlo a su edad tan avanzada, a pesar de todo su amor por los autos. Aún puedes ver a Isabel II manejando pero solo dentro de su propiedad. Por cierto, su hija la princesa Ana también adora conducir rápido e incluso tuvo que pagar 400 libras esterlinas de multa en 2001. Porque el privelegio de no respetar los límites de velocidad solo los tiene la reina.
  • El pago de impuestos La reina no está obligada a pagar impuestos, sin embargo, desde 1992 paga voluntariamente el impuesto de propiedad, aunque lo hace con el porcentaje mínimo. Mientras el padre de Isabel II, Jorge VI, al contrario, apoyaba la idea de que los monarcas deben estar liberados de cualquier tipo de impuestos.
  • El deber de presentarse en el juzgado La reina de Inglaterra es impune, nadie puede abrir una causa penal en su contra, invitarla al juzgado como testigo o mucho menos, enviarla a la cárcel. Se cree que "el monarca es incapaz de tener malos pensamientos y actuar mal", lo cual, en teoría, le da el derecho a la reina de hacer lo que sea y salir totalmente impune.
  • La prohibición de comer carne de cisne Formalmente, a la reina le pertenecen todos los cisnes salvajes en el país y todos los delfines en las aguas británicas. Cazar estas criaturas hermosas y comerlas está prohibido por ley, pero si a la reina Isabel II se le antojara comer un cisne estofado, podría hacerlo con toda la confianza del mundo. Afortunadamente para las aves y los protectores de la naturaleza salvaje, los cisnes no forman parte de la dieta real.
  • La ley sobre la libertad de información La ley de la libertad de información de Inglaterra dice que todos los ciudadanos tienen derecho a solicitar información a las autoridades públicas, y aquellos están obligados a proporcionarla si está disponible. Pero esto no aplica para la reina y su familia, todas sus acciones son de naturaleza privada.




Publicar un comentario