martes, 4 de abril de 2017

Elocuentes imágenes que muestran la tragedia de quedarse sin agua

6 litros en 30 segundos es la cantidad de agua corriente malgastada si dejas el grifo abierto viendo estas fotografías


El agua es vida y si fuéramos más conscientes, la celebraríamos y la respetaríamos cada día. En este lado del mundo, beber agua o ducharse es tan fácil como abrir el grifo, algo que dista mucho de lo que está pasando en cientos de países donde el agua es un bien muy escaso. Porque la realidad es que la falta de agua corriente afecta a 663 millones de personas y la búsqueda y consumo de agua contaminada mata cada día a 900 niños menores de 5 años o, lo que es lo mismo, 1 niño cada 2 minutos, según la Organización Mundial de la Salud.

El objetivo de este año es reducir el consumo de agua y reutilizarla, ya que la gran mayoría de ciudades no tratan el agua sucia que proviene de hogares, fábricas y agricultura, sino que dejan que vuelva a la naturaleza y contamine el medioambiente.

Estas fotografías muestran la dura realidad de todas esas personas que se levantan cada día sin saber si hoy podrán hidratarse o regar sus cosechas:

La gente se agolpa alrededor de un gran pozo en Natwarghad, en el oeste del estado indio de Gujarati.

Inmigrantes bangladesíes y rohingya rescatados de un naufragio en su travesía hacia una tierra mejor recolectan agua de la lluvia en un refugio temporal en el estado de Rakhine, al norte de Myanmar.

Habitantes de Dala recogen agua de su río, cerca de Yangon, en Myanmar.

Unas mujeres se pelean por el agua del tanque municipal durante un caluroso día de verano en las afueras de Ahmedabad, en la India.

Un hombre llena un barril con agua potable de un tanque en Lomas de Carabayllo, un pueblo de chabolas en el norte de Lima, Perú .

Una chica recoge agua lodosa de una charca en San Marcos Tlacoyalco, en México.

Una niña excava en el lecho seco de un río en el norte de Kenia para encontrar agua.

Un hombre se viste con una tela después de una inmersión ritual en el contaminado río Yamuna de Nueva Delhi, India.

El cuerpo secado de un caimán yace en el lecho seco de lo que una vez fue el río Pilcomayo en Boquerón, Paraguay.

Un padre y un hijo nadan en un río lleno de basura para recolectar botellas de plástico que pueden vender en Manila.

Un chico bebe agua de una cañería en la ciudad rebelde y asediada de Douma, en el este de Damasco, en Siria.

Una habitante de las chabolas de Mumbai recoge agua en las vías del tren atenta para que no le atropelle.

Una mujer carga una docena de garrafas para llenarlas del grifo municipal en Sanaa, la capital del Yemen.

Una mujer recoge una muestra de agua roja contaminada que fluye de una cañería hacia el río Jian, en Luoyang, una ciudad en la provincia de Henan, en el norte de China.

Los habitantes de Meni cargan en sus cabezas recipientes con agua de un pozo del pueblo, en el estado indio de Gujarati.

Un hombre se abastece de agua de un tanque de almacenamiento en las afueras de Suining, en la provincia china de Sichuán.

Un chico se inclina en una charca para beber agua marrón en el pueblo de Bule Duba, cerca de las regiones de Oroma y Somali de Etiopía.

Un vecino de la provincia autónoma de Shilin Yi en Kumming, Yunnan (China) pasea alrededor de un estanque seco.




Publicar un comentario