sábado, 1 de abril de 2017

Las 9 bromas mas pesadas en la historia del April Fools

Te guste o no April Fools, debes reconocer que estas bromas en el siglo XXI son una decepción. Esas compañías que cambian de nombre este día se supone que intentan “engañarte”, pero en realidad a nadie le importa. Sin embargo, April Fools era peligroso y extremo en el siglo XIX .



Las bromas de April Fools de hace dos siglos podían ser dos cosas aburridas o extremadamente peligrosas. No había un punto medio. Algunas personas murieron haciendo estas bromas, según varias historias que hemos recopilado.

Muchas de las bromas del siglo XIX eran horrendas, mientras otras eran absurdas pero inofensivas. Es la prueba de lo extraña que podía ser la gente en el pasado, así que después de leer sobre estas “bromas” es bastante probable que te sientas agradecido de no haber vivido en esa época.

La broma en la que había que fotografiar a un bebé muerto, pero no había ningún bebé muerto

A un fotógrafo, empleado de Tobias Luck, le jugaron una broma pesada. Durante la tarde el Señor William Spikes llegó apurado al estudio del Señor Luck, para avisarle que un bebé había muerto en la calle principal y sus padres lo querían fotografiar. Luck no podía ir a tomar la foto, por lo que envió a uno de sus empleados.

Después de cargar la cámara y todos los equipos necesarios caminó seis calles hasta donde se llevaría a cabo el trabajo. Encontró la casa, pero no había ningún bebé muerto. No fue sino hasta que regresó al estudio que recordó la fecha que era y se percató de la broma que le habían jugado.
[2 de abril, 1892 - Oshkosh Northwestern en Wisconsin]

La broma en la que alguien engañó a un doctor y por ello el médico lo mató a puñaladas

El joven Tom Rogers estaba ansioso por llevar a cabo una broma de April Fools que se le había ocurrido. Se dirigió a la oficina del Doctor Mosley y le dejó un mensaje pidiéndole que fuera a una casa de campo, a varios kilómetros de distancia, para atender a una joven que estaba muy enferma. El doctor no imaginó que se trataba de una broma, nunca pensó que alguien sería capaz de jugar con un tema tan serio.

Mosley cabalgó para ver a su paciente y, al llegar, se percató de que había sido víctima de un engaño. Cuando regresó estaba furioso y al encontrarse con el joven que le jugó la broma lo atacó con un cuchillo. El médico apuñaló a Rogers varias veces en la cara, en el cuello y en todo el cuerpo, y no se detuvo hasta que lo mató.

No hay forma de justificar esta matanza, pero lamentablemente Rogers se la buscó al provocarlo (sin imaginar que reaccionaría de esta forma). Con su broma idiota buscaba hacer enfadar al doctor, y aquella persona que moleste a otra sin razón debe afrontar las consecuencias de sus actos.
[5 de abril, 1886 - Atlanta Constitution en Georgia]

La broma en la que mujeres jóvenes escaparon a un pueblo sin ser escoltadas por hombres o familia (algo que, por alguna razón, era ofensivo hace dos siglos)

Dieciocho de las mujeres que asistían al instituto Lucy Cobb, en Carolina del Norte, se escaparon en el día de April Fools y se dirigieron al pueblo para pasar el día celebrando. Algunas jovencitas llevaban su sombrero puesto, ¡pero otras tenían la cabeza descubierta! Sin embargo, todas pasaban un rato agradable, mientras que las personas en los establecimientos no paraban de comentar alarmados que estas chicas andaban solas por las calles.

Durante su paseo se dirigieron al café de Gilleland y tomaron gaseosas, pero al pasar por otras tiendas los empleados comenzaron a cerrarles la puerta en la cara.

La directora del instituto se tomó este acto ofensivo como una broma de April Fools, pero de igual forma escribió una carta a los padres de estas jovencitas exigiendo que las fueran a buscar, porque serían expulsadas del instituto.
[8 de abril, 1897 - Concord Times en Carolina del Norte]

Aquella en la que alguien se casa pero se arrepiente dos meses más tarde y dice que era una broma de April Fools

En nuestro distrito se llevó a cabo un caso en el que se anuló un matrimonio por fraude. La solicitud fue presentada hace dos años por la Señora Jane Elliot contra Jack Allen, quien llevó a cabo su matrimonio como una broma de April Fools e intentó engañar a la corte.

Allen se presentó para anunciar su matrimonio ante el oficial de turno y tanto él como su pareja se encontraban bastante felices. El oficial le dijo a Jack que tenía que pagar 5 dólares por la licencia de matrimonio, pero este se negó diciendo que su esposa pagaría la factura. Poco tiempo después Jack regresó y dijo que en realidad no estaba casado, que todo había sido una broma de April Fools para engañar al oficial, quien le respondió: “no puedes hacer eso, soy un empleado oficial del estado y nadie debe jugar conmigo. Llevé a cabo la ceremonia de matrimonio de buena fe y bajo la ley, así que se mantiene”.

Y así fue. La licencia se mantuvo en pie durante casi dos meses, cuando Allen regresó a casarse con otra mujer y la Señora Elliot lo demandó por daños, exigiéndole pagar 5.000 dólares. Después de una intensa batalla legal el jurado dictaminó que Jack debía pagarle 2.500 dólares a la afectada.

Moraleja: jóvenes, hagan todas las bromas que quieran pero no engañen a una mujer en matrimonio bajo la excusa de April Fools. A Jack le costó 2.500 dólares.
[19 de junio, 1879 - Pulaski Citizen en Tennessee]



La broma en la que un hombre mató de un susto a su esposa, literalmente

En las afueras de Nashville, un granjero llamado John Ahrens le jugó una broma de April Fools a su esposa con resultados catastróficos. Se disfrazó como un vagabundo usando una máscara y tocó la puerta de su casa. Cuando ella abrió la puerta su esposo le ordenó a gritos que le diera comida. La mujer se desmayó y una hora más tarde murió. Ahrens había estado casado durante pocos meses e idolatraba a su esposa. Su muerte le ocasionó depresión y amenaza con quitarse la vida.
[11 de abril, 1896 - Weekly Sun en Wisconsin]

La broma en la que una mujer soltera fue engañada para que creyera que ya no iba a estar condenada a una vida triste sin marido, algo que sufrían todas las mujeres del siglo XIX debido a la opresión del patriarcado

Una empleada doméstica de Oshkosh estuvo sonriente y rebosante de felicidad durante toda la mañana, mientras trabajaba en sus labores. Esto se debía a que la noche anterior había recibido una nota de parte de uno de sus amigos, en la que le decía que la tarde siguiente la llamaría para hacerle una propuesta muy importante. Lamentablemente, no era más que un engaño, como pudo descubrir esa noche al mirar que el calendario marcaba el 1 de abril.

El joven de la casa, sobrino de los propietarios, fue castigado con severidad y golpeado por haber jugado tal broma, mientras las esperanzas de la criada volvían a desvanecerse.
[2 de abril, 1892 - Oshkosh Northwestern en Wisconsin]

La broma en la que una mujer rompió los dientes de sus inquilinos al ponerle cosas duras dentro de su comida

La encargada de una casa de huéspedes escondió objetos duros en el desayuno de sus inquilinos. La mujer mezcló pimienta de cayena con el café e introdujo pequeñas monedas en las magdalenas. Esto envió a siete de sus inquilinos al dentista, y se especula que la responsable de la broma le está pidiendo al médico un porcentaje de sus ganancias.
[2 de abril, 1892 - Oshkosh Northwestern en Wisconsin]

Aquella en la que nadie se reconocía en una fiesta de disfraces

La promoción de graduados de la S.W.H.S. llevó a cabo una reunión social en la casa de la Señorita Alice Dummer, la cual se inspiraba en April Fools. Las chicas llevaron disfraces y máscaras, y estuvieron seguras de que los chicos no podían reconocer a sus propias parejas, por lo que se divirtieron bastante.
[3 de abril, 1884 - Sterling Standard en Illinois]


Aquella en la que un camarero le hace una broma a su cliente y le pareció tan gracioso que le explotó una vena

Una de las mejores bromas que le ha jugado un camarero a uno de sus clientes se llevó a cabo en el restaurante Barbary Coast, uno de esos sitios en los que el camarero llega a la mesa con un montón de platos y los reparte a diestra y siniestra entre los clientes.

La idea de la broma se le ocurrió cuando estaba inspirado, y de inmediato eligió como su víctima a un hombre adulto con bigotes.

“Discúlpeme”, dijo el camarero mientras resistía las ganas de reír y arruinar su broma, “le ha caído puré de patatas en su camisa”.

El hombre bajó la mirada buscando la mancha e inmediatamente se percató de que le habían jugado una broma tonta. El camarero comenzó a reír tan fuerte que terminó cayendo al suelo y sus compañeros de trabajo tuvieron que llevarlo cargado a la cocina, donde notaron que le había explotado una vena. El accidente hizo que su jefe lo enviara a casa y tuviera que contratar a otro mientras el bromista se recuperaba.
[2 de abril, 1892 - San Francisco Call in California]



Publicar un comentario