viernes, 28 de abril de 2017

Los gadgets que cuidan tu salud

Aunque llevar una rutina sana y controlar el estado físico y mental no siempre es tarea fácil, en la actualidad muchos dispositivos tecnológicos pueden echarnos una mano. Desde monitorizar nuestro ritmo cardiaco a contribuir a detectar dolencias, los ‘wearables’ cada vez tienen más funcionalidades relacionadas con la salud:

Una pulsera para controlar tu actividad

Aunque las pulseras inteligentes puedan parecer un invento reciente que asaltó hace relativamente poco nuestras muñecas, en los años 80 ya había marcas como Polar que comercializaban las primeras ‘fitbands’, mucho más anchas y con necesidad de una correa que se ajustaba en el pecho para medir los latidos del corazón. Desde entonces, se ha recorrido mucho camino hasta los modelos de Fitbit, Garmin o MyKronoz, que ahora nos permiten monitorizar la calidad de nuestro descanso, las calorías quemadas en nuestras rutinas deportivas o nuestro ritmo cardiaco.

Este reloj no da solo la hora

Con más funcionalidades que las pulseras inteligentes, los ‘smartwatches’ imitan la forma de un reloj tradicional y se conectan con nuestros ‘smartphones’ para ofrecernos todo un abanico de posibilidades. Así, el Apple Watch y los distintos modelos que hacen uso del sistema operativo Android Wear (los distintos Samsung Gear o los modelos de MyKronoz son solo algunos de ellos) monitorizan nuestra actividad física y cuidan, gracias a distintas ‘apps’, de nuestro estado de salud. Como añadido, en el caso de los usuarios del Apple Watch, los datos recopilados pueden ser empleados para estudios sobre distintas enfermedades.

Zapatillas que cuentan tus pasos

Hace una década, y en asociación con la compañía de la manzana mordida, las de Nike fueron las primeras zapatillas inteligentes al integrar un dispositivo que transmitía información al corredor durante el entrenamiento gracias a un sensor que se colocaba en los cordones. Distancia recorrida, velocidad o calorías consumidas aparecían en el iPod del deportista, que también podía programar la distancia y gestionar la lista musical para que sonaran las canciones más motivadoras en los momentos que requirieran de un mayor esfuerzo. Aunque estos no han sido los ‘wearables’ más explotados por la industria, recientemente marcas como Xiaomi han vuelto a resucitar las zapatillas inteligentes. En el caso del gigante asiático, y en asociación la marca Li Ning, su calzado permite la recopilación de datos como el número de pasos dados al día o las calorías quemadas, para que el control de la actividad física contribuya mantener la salud.

Una camiseta para escuchar al corazón.

Monitorizar a los pacientes cuando están ingresados en un hospital, controlar el estrés de los trabajadores o registrar la frecuencia cardiaca y el rendimiento de los deportistas ya es posible gracias a camisetas inteligentes que pueden recoger datos sobre la temperatura, el ritmo del corazón o la presión sanguínea. ‘Stay Active’, un proyecto europeo en el que participan empresas españolas, trabaja ahora mismo en una de estas camisetas inteligentes con el objetivo de controlar los niveles de estrés de los trabajadores cuando se encuentran en su puesto.

Capaz de recopilar datos distinguiendo distintas áreas corporales, toda la información registrada se transforma en gráficos, estadísticas y consejos para el portador de la prenda, que recibirá un ‘email’ con apuntes y datos como “llevas más de una hora y media con niveles de presión sanguínea altos”, “bebe agua”, “haz una pausa de cinco minutos” o “date un paseo”.

Un sujetador muy inteligente

Las camisetas no son las únicas prendas que cuidan de la salud de sus usuarios. El iTBra, desarrollado por Cyrcadia Health, es un sujetador inteligente que busca contribuir a la detección del cáncer de mama. Gracias a sus sensores, esta particular prenda de ropa interior controla los cambios de temperatura y el flujo sanguíneo del tejido mamario para alertar ante posibles cambios que pudieran indicar un tumor. Por su parte, OMbra, creado por OMsignal, protege el pecho durante el ejercicio físico y se encarga también de medir el rendimiento de su dueña durante la actividad siguiendo su ritmo cardíaco, las calorías quemadas e incluso la frecuencia respiratoria, algo que se puede consultar a través de una ‘app’.

Tu oído te cuida

La localización de nuestras orejas y su proximidad a la arteria temporal hace de ellas un sitio perfecto para controlar la presión arterial en tiempo real, la frecuencia cardíaca e incluso las ondas cerebrales. Por ello, dispositivos como ‘The Aware’ pretenden cuidarnos desde el interior de nuestros oídos. Este auricular, disponible en preventa, estará totalmente adaptado a la forma de la oreja de cada usuario y vendrá equipado con sensores biométricos y cerebrales que, gracias a una ‘app’, ofrecerán información actualizada a los usuarios. Emplear los datos recogidos por el dispositivo para avanzar en el estudio de la depresión, los infartos, la demencia, los desórdenes del sueño, la narcolepsia y de otros problemas neurológicos es otra de las posibilidades de este dispositivo.

Contra el Parkinson

Además de dispositivos más generalistas, también existen aparatos diseñados para tratar enfermedades concretas. El sistema REMPARK, por ejemplo, es un proyecto europeo que pretende monitorizar pacientes con la enfermedad de Parkinson. Se sitúa en la cadera del usuario y los algoritmos del sistema determinan la evolución de la enfermedad y le transmiten la información al médico, que puede afinar telemáticamente las dosis de medicamentos prescritas.

Mediciones sin agujas 

Diseñado por Abbott Diabetes Care, el sistema de medición de glucosa FreeStyle Libre está creado con el objetivo de que los pacientes con diabetes no tengan que pincharse para conocer su nivel de azúcar. Para ello, tienen que colocarse un sensor en la parte posterior de la zona superior del brazo (que tendrán que cambiar cada catorce días). Este sensor obtiene la información sobre el nivel de glucosa, que se puede leer con un pequeño medidor portátil. A su vez, estas lecturas pueden asociarse a una ‘app’ que registra la información para que los datos sean accesibles para el médico.

También investigadores de la Universitat Jaume I de Castelló han comenzado a diseñar un sensor óptico con nanopartículas, integrable en la cámara de los teléfonos móviles inteligentes, para detectar el nivel de glucosa en la lágrima de las personas con diabetes mediante simples cambios de intensidad de una señal fluorescente. El proyecto ‘Nanotears’ está liderado por el Grupo de Investigación de Óptica (GROC) en colaboración del Servicio de Oftalmología del Hospital General Universitario de Castelló y la empresa de telefonía BQ.

Finalmente, y tras ver todos estos modelos de dispositivos de e-salud, recuerda que a la hora de elegir debes preguntarte cuál va a ser el uso que le vas a dar. Además, ya sea para controlar tus constantes, dar un paseo diario o para practicar algún deporte, también es necesario fijarse bien en asuntos como la comodidad, la duración de la batería, la estética o si es resistente al agua. Además, claro está, tu cartera tendrá algo que opinar, pero no hay por qué temer: existe un amplio abanico de posibilidades donde elegir.



Publicar un comentario