viernes, 14 de abril de 2017

Para dejar de fumar: Nuez Asiática

¿Qué pensarías si te dicen que la adicción al tabaco se combate con otra droga? Pues esto es lo que confirma un estudio que ha investigado las propiedades de la nuez de betel (Areca catechu), una droga usada por una décima parte de la población mundial que provoca los mismos efectos que seis tazas de café.


En la investigación presentada en el 253º Encuentro Nacional de la American Chemical Society el grupo de científicos encabezados por Nicole Horenstein han demostrado que la arecolina, una sustancia alcaloide presente en la nuez de betel podrían ayudar a los fumadores a dejar este hábito tan perjudicial de manera más eficaz y sin los efectos secundarios de los fármacos convencionales como la vareniclina, que causa sonambulismo y pensamientos suicidas.

Pero la nuez de betel tiene una cara oscura. Se encuentra por toda Asia y junto con la nicotina, el alcohol y el café se considera una de las sustancias más populares para alterar nuestro cerebro. Lejos de tener un uso recreativo, allí es mascada especialmente por las personas que trabajan jornadas largas y extenuantes. Normalmente forma parte de un paquetillo llamado “quid” con otros ingredientes como canela, gusanos, tabaco, cardamomo y cal muerta.


Sus efectos secundarios son potentes: una sonrisa horripilante teñida de rojo y altos porcentaje de contraer cáncer bucal. Es un carcinógeno en toda regla para la Agencia Internacional de Investigación del cáncer pero los investigadores afirman que los componentes interesantes para luchar contra el tabaquismo no lo son.


El próximo paso, indica Horenstein, es incrementar la potencia de esta sustancia y testarla en animales para extraer resultados más concluyentes sobre su efectividad y seguridad. Después ya sólo faltará comprobarlo en humanos dispuestos a a dejar el tabaco por una vía alternativa.



Publicar un comentario